Acoso y cosificación sexual de la mujer en la televisión dominicana, ¿por qué sucede y cómo enfrentarlo?

    0
    3


    SANTO DOMINGO. Un roce no deseado, un toque incómodo, una palabra fuera de lugar o una mirada lasciva. Son muchas las formas en que las mujeres se ven expuestas al acoso y al abuso sexual en todos los ámbitos de la República Dominicana. Este es un hecho que trasciende clases sociales, ideologías religiosas o políticas y hasta convicciones moralistas.

    Los acosadores y abusadores sexuales ya no están en las sombras, hoy están más visibles que nunca, están en las propias familias, en las iglesias, en las escuelas, en las universidades y en los medios de comunicación, en especial en la televisión, donde las mujeres son acosadas tanto detrás como delante de las cámaras.

    “Las mujeres que están en los medios de comunicación, en especial en la televisión, tienen más visibilidad, notoriedad, presencia social, son personas que lucen bien, y si son agradables, sencillas o se entregan a su trabajo, y tienen alrededor muchos hombres y tienen que socializar. Además, tienen muchas horas de trabajo en diferentes espacios, pueden ser quizás dos o tres veces más acosadas o víctimas de acoso sexual que otra mujer que no tiene ese nivel de socialización o que esté en su casa o que no tenga un trabajo con tanta visibilidad como la televisión”, asegura a Diario Libre el doctor José Miguel Gómez, siquiatra e investigador de este tipo de agresiones.

    Para la presentadora de televisión Diulka Pérez, quien actualmente es presentadora del Noticiario Teleantillas, el trabajar en un medio como la televisión no debe dar pie al acoso sexual y considera que muchas mujeres dentro y fuera de los medios son acosadas por la creencia y cultura machista que se vive en esta sociedad.

    “Las mujeres somos acosadas sexualmente porque muchos hombres tienen la errónea idea de que somos el sexo débil y que debemos ganarnos un espacio con otro tipo de talentos. Los hombres han visto a las mujeres como objetos, como la frágil, lo que puedo tocar, lo que me pertenece, pero no se debe a que trabajen en o no en un medio como la televisión, porque esta no tiene la culpa, quienes tienen la culpa son los actores del medio que se creen que pueden hacer lo que quieran y también a la preeminencia del poder en manos de los hombres, como los hombres la mayoría de veces han tenido el poder en los medios de comunicación, entonces les hace sentir que si las mujeres quieren entrar deben hacer lo que nosotros queremos. La situación de acoso aquí es muy grande y data de mucho tiempo, pero ha sido una equivocación del hombre que se cree con poder de hacer eso”, afirmó Pérez.



    Source link