Alertan del mayor brote en EE UU de una enfermedad rara que afecta al sistema nervioso, sobre todo a los niños

0
5


20MINUTOS.ES

  • Se trata de mielitis flácida aguda, que afectó a 233 niños de EE UU en 2018.
  • Comienza como un virus y continúa con pérdida de movilidad y reflejos.
  • El enterovirus afectó a 82 niños en Cataluña en 2016.
  • ¿Qué es el enterovirus y qué síntomas tiene?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), un organismo dependiente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE UU, ha detectado el mayor brote de la enfermedad rara llamada mielitis flácida aguda (AFM, por sus siglas en inglés), que ha afectado a 233 niños en 2018.

Según las cifras de los CDC, publicadas en su último informe Vital Signs, los brotes se registran forma estacional y bianual, con picos máximos entre los meses de agosto y octubre. Así, el anterior brote se dio en 2016, con 149 casos, y previamente se detectó otro en 2014, cuando hubo 120 casos y comenzaron a seguir de cerca esta enfermedad.

En un análisis de casos confirmados en 2018, los CDC detectaron enterovirus y rinovirus en casi la mitad de los especímenes respiratorios y fecales. Todos ellos dieron negativo en las pruebas para la detección del virus poliomielítico, un enterovirus relacionado que puede causar MFA.

Según se explica en un comunicado, la mayoría de los pacientes de MFA son niños —de una media de edad de 5 años— previamente sanos que presentaron síntomas respiratorios o fiebre indicativos de infección viral menos de una semana antes de notar debilidad en los brazos y las piernas.

Debido a que la AFM puede progresar rápidamente de debilidad en las extremidades a una insuficiencia respiratoria que requiere intervención médica urgente, la detección precoz de los síntomas y la hospitalización de los pacientes son clave, añaden los facultativos, para que el paciente pueda llegar a desarrollar una vida normal. Sin embargo, fueron 18 días de media los que transcurrieron desde los primeros síntomas hasta el diagnóstico.

¿Cómo reconocer los síntomas?

Los síntomas de la AFM, tras atravesar un proceso viral, son repentina pérdida fuerza en brazos y piernas, disminución de la musculatura y pérdida de reflejos. Algunas personas también experimentan dificultades para mover los ojos o caída de los párpados, flacided en la cara, incluso dificultad para tragar y hablar.

«La AFM puede desarrollarse rápidamente y los pacientes pueden necesitar asistencia respiratoria y ser hospitalizados», señalan las mismas fuentes.

¿Existe cura?

Actualmente no existe cura para esta enfermedad, rara pero graves, ni forma de prevenirlo con vacunas específicas. Los médicos especialistas en el tratamiento de enfermedades cerebrales y de la médula espinal (neurólogo) pueden recomendar ciertas intervenciones caso por caso. Por ejemplo, el neurólogo puede recomendar fisioterapia o terapia ocupacional para ayudar con la debilidad de los brazos o piernas causada por la mielitis flácida agua.

Los CDC han explicado que están estudiando para comprender mejor cómo tratar la AFM y actualizar las consideraciones para el abordaje clínico. «También estamos investigando sus resultados a largo plazo (prognosis)», abundaron.

¿Cómo prevenir?

Como se desconoce la causa de la mayoría de los casos de AFM, no hay medidas específicas que puedan tomarse para prevenirla. No obstante, el virus de la poliomielitis, los enterovirus no poliomielíticos, como el EV-A71, y el virus del Nilo Occidental, pueden causar AFM. Por ello, los médicos aconsejan vacunarse contra el virus de la poliomielitis. «Esta vacuna no protege contra otros virus que podrían causar la AFM», advierten.

También sugieren protegerse contra las picaduras de mosquitos, que pueden portar el virus del Nilo Occidental, con repelente de mosquitos, permaneciendo en interiores al amanecer y al atardecer (cuando más pican), y aliminando el agua estancada o acumulada que haya cerca de su casa (donde se pueden reproducir los mosquitos).

Los médicos recomiendan también seguir las pautas básicas de higiene como el lavado de manos con agua y jabón, así como desinfectar habitualmente las superficies que más toquen los niños y los materiales que se llevan a la boca, como por ejemplo los juguetes.

A pesar de la gravedad de la mielitis flácida aguda, desde CDC recuerdan que mientras los casos se cuenten por cientos —como en la actualidas—, la probabilidad de contagio es de una entre un millón.



Source link