Amanda Sampedro: "El paso es que esto no sea noticia, sino el día a día"

    0
    3

    DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

    • La capitana del Atlético Féminas vivirá un encuentro muy especial: el primero en el Wanda ante su público, que la idolatra.
    • El domingo se batirá el récord de asistencia a un partido femenino de clubes en el Atlético-Barcelona del Wanda Metropolitano.
    • ENTREVISTA | Vicky Losada: «¿El Camp Nou para un partido femenino? Ojalá llegue el momento»

    Amanda Sampedro (Madrid, 1993) es el escudo del Atlético de Madrid Féminas. Pocas personas representan más el sentimiento atlético, especialmente el de las mujeres. En su propia casa lo ha vivido en primera persona (su padre es el segundo delegado del equipo) y ahora comanda a una generación de oro para las colchoneras, tras 16 temporadas de rojiblanco. Llamarla referente, como mujer y como futbolista, se queda corto. Por eso, el partido de este domingo será inolvidable para ella.

    ¿Qué va a sentir cuando vea el Wanda Metropolitano lleno?

    A lo mejor suena un poco así, pero mucho más que otras futbolistas. Además de vivir lo que viví en San Mamés y darle la enhorabuena a la gente del Athletic, porque hay que admitir que en el norte viven el fútbol de otra manera, sentir que ahora es mi equipo el que bate el récord del fútbol femenino y apoya a su equipo femenino abriendo su estadio, me dice mucho. Llevo desde bien pequeña en el Atleti y recuerdo cuando combinaba estar con los chicos y las chicas, porque en el Atleti no estaban federadas y no competían. Y yo quería competir. Que ahora pueda jugar en el Wanda, uno de los mejores estadios del mundo, y que esté lleno, que hasta me va a costar ver a mi familia de la gente que va a haber… Es impresionante.

    ¿Por qué es noticia esto? ¿Qué hace falta para que deje de serlo?

    Sinceramente, a mí me da pena que después de vivir esto, llenar San Mamés, que haya más estadios que abran sus estadios y eso… que tengamos que volver a la realidad. Y esa realidad, con todos mis respetos es volver al campo del Sporting, al Cerro… Que estamos encantadas en el Cerro, ojo, pero la realidad es que te disfrazas y juegas en un estadio así, pero luego vuelves a la realidad. El paso es que esto no sea noticia, que esto sea un día a día que pasa con los chicos, que vas al Wanda a ver a tu equipo y en dos semanas vuelves. Parece que vivimos en una realidad distorsionada cuando abren estadios así. Hay que pasar por ahí, claro, y que sea noticia, pero que el día de mañana se convierta en una rutina.

    ¿Y, entonces, qué falta?

    Es un paso de todos: medios de comunicación, patrocinadores que se sumen, la televisión… Que a nivel social sigamos abriéndonos un poquito y que no se vea raro ver a una chica jugando al fútbol, que es lo más normal del mundo. «Un chico bailarín, qué raro»; «una chica futbolista, qué raro»… Eso hay que quitarlo de la vista. Somos personas y nos dedicamos a lo que mejor se nos da. El dar el paso en San Mamés fue fundamental para que se abriera el Wanda, y ojalá esto siga escalando. Que poco a poco sigamos retroalimentándonos para hacerlo crecer.

    ¿Qué ha cambiado para este crecimiento?

    Se nota mucho que hace tres años empezamos a formar parte del club a todos los efectos: entrenamientos por las mañanas, salarios que aumentaron, equipamiento… Todo ha sumado para que sea más profesional todo, desde cuerpo técnico a jugadoras. Y eso debe valorarse. Y que se muestre en televisión es importantísimo. Sobre todo televisiones como GOL, que es en abierto. Esto hace que el alcance sea mucho mayor. Estoy segura de que vamos a tener una entrada tremenda, pero también que en #Vamos lo va a ver muchísima gente. Tenemos que seguir en este camino. A nivel social, aunque un poquito despacio, vamos avanzando. También patrocinadores: es primordial que tengamos un patrocinador oficial. Son pequeñas cosas que van sumando.

    ¿Cuántos whattsapp ha recibido de sus compañeras de la Selección en el Barça?

    (Risas) No hay pique, de momento. Convenimos todas en que preferimos no escribirnos ni nada en estos días. Tenemos el típico grupo de whattsapp de la Selección, pero una de las cosas buenas es que respetamos mucho eso: estamos con la Selección y estamos a muerte unidas porque vamos todas a por el mismo objetivo. Pero en el verde, si una del Barça me tiene que hacer una faltita o yo a ellas, esto es fútbol… Esto también es bueno, es fútbol. Nos estamos jugando muchas cosas y tenemos que defender nuestros colores. Aparte de eso, tenemos muy buena relación en la Selección.

    ¿Es definitiva una victoria este fin de semana? Serían 9 puntos de ventaja…

    Queda mucho aún, pero sí: ahora les sacamos 6 y les sacaríamos 9. Todavía nos queda ir a Huelva, Levante, Betis, Valencia… Rivales muy buenos que te pueden quitar puntos. Pero sí, claro, si echas la vista atrás, los únicos 3 puntos que nos dejamos en la primera vuelta fueron en el Mini contra el Barcelona. En un partido que nos ganaron por poco. Visto así, 9 puntos es mucho. Somos conscientes. Igual que lo somos de que si el Barça gana, se ponen a 3 y ganar la Liga en lo que queda. Todo puede cambiar en una semana. Tenemos que ir partido a partido, y jugaremos como si fuera una final porque así entendemos el fútbol. Vamos a ir con la mentalidad de llevarnos los tres puntos y siendo inteligentes en cada momento del juego.

    ¿Qué tiene este club para cualquier niña que quiera empezar en el Atlético?

    Mi padre me enseñó desde pequeña la humildad que tiene este club. Encima, yo viví desde pequeña aquello de ser ‘El Pupas’. Que yo flipaba y le decía a mi padre que por qué nos llamaban así (risas). Siempre digo que el Atleti es el estilo de vida que puede llevar una madre o un padre de clase obrera que tiene que trabajar para sacar su familia adelante. Ese sacrificio, ese esfuerzo y trabajo que necesita es lo que hace especial al Atlético. Tanto en chicos como en chicas es nuestro modelo de juego. No vamos a tener nunca once estrellas en nuestro equipo, si acaso les haremos estrellas y se irán, porque en el Atleti somos así. Pero siempre tendremos un bloque unido, contrastado y que saldrá adelante con todo.

    ¿Puede dar la campanada la selección española en el Mundial?

    España cuida muy bien el balón, y eso muy pocos equipos lo hacen. Es verdad que ahora nos conocen y saben cómo cogernos la medida: jugar con presión alta hace que dejemos muchos espacios atrás y nos obliga a estar muy pendientes. Cualquier equipo mundial y europeo puede hacernos mucho daño. Tenemos que armar un gran bloque defensivo e hacer rápido la presión tras pérdida, y saber correr a la espalda porque nos van a buscar ahí. A partir de esa idea, ese cuidado de balón tiene que ser para un objetivo final. Está bien tener la bola, pero siempre que sea para hacer daño al rival. Estamos trabajando muy bien en eso ahora. Teniendo eso claro, no nos ponemos techo. Podemos hacer algo bonito en el Mundial.

    Entonces el objetivo es…

    Nos ha tocado un grupo fuerte. Alemania es una potencia mundial, China es un equipo muy bien trabajado y Sudáfrica es un equipo físicamente muy fuerte, y poco a poco esos equipos africanos van trabajando a nivel táctico. Se van a ir ajustando. Iremos partido a partido, pero el objetivo es acabar primeras de grupo, nos da igual tener a Alemania o a quien sea. A partir de ahí, con ilusión y trabajo… No nos ponemos techo. Queremos hacer las cosas bien para dar el campanazo en el Mundial.

    Al seleccionador Vilda le gustaría el VAR en el Mundial femenino. ¿Qué le parece?

    Todas las innovaciones tecnológicas son positivas. Los árbitros no pueden estar a todo. Además, si en el fútbol masculino hay VAR, en el femenino tiene que haber VAR. Lo veo como una forma de igualdad de género en ese sentido, más que en si me gusta o no. A mí me gusta el fallo en el fútbol, y el VAR no lo puede controlar todo, pero toda herramienta tecnológica siempre es positivo, no sólo en el fútbol, sino en cualquier deporte y en la vida.