Ana Soria, novia de Enrique Ponce, estalla: "No he roto ningún matrimonio"

    0
    43

    Ana Soria, nueva pareja de Enrique Ponce, ha concedido su primera entrevista desde que saliera a la luz su relación con el torero, que se encuentra inmerso en los trámites de divorcio de Paloma Cuevas, para aclarar que «yo no he roto ningún matrimonio» y que su relación con Ponce comenzó «hace unos ocho meses», según ha comentado en una entrevista en La Razón.

    «Yo no he roto ningún matrimonio. Si el amor se acaba no puedes hacer nada. Cuando Enrique y yo nos conocimos él ya estaba separado de su mujer. Nosotros llevamos juntos unos ocho meses… y su matrimonio llevaba roto desde hace dos años«, asegura la chica.

    Soria, estudiante de Derecho en la Universidad de Granada, desvela que ha renunciado a la plaza Erasmus en Polonia con la que contaba para el siguiente curso. «Eso no significa que vaya a dejar la carrera, quiero terminarla y ejercer como abogada«, explica, previsiblemente en el bufete que su padre tiene en Almería según fuentes cercanas a la joven.

    La joven reconoce que su vida «ha cambiado». «Puede adivinar en cierto modo por qué me quedo», confiesa, aunque señala que prefiere guardarse para sí misma cuáles son sus planes para después del verano. «No es una decisión de ahora, sino de hace meses», recalca Soria.

    Desmiente también que se dedique o quiera dedicarse al modelaje o ser influencer, y deja claro que, aunque «no sé lo que están diciendo por ahí sobre mí», en ningún momento ha querido ser vista por la prensa. «No llamo a ningún paparazzi para que me pille con Enrique. Al revés, intento que no nos vea nadie, aunque entiendo que a veces es imposible», afirma.

    Por otro lado, la estudiante subraya que no desea «ningún enfrentamiento» con nadie, en especial con Paloma Cuevas, y defiende que sus mensajes en redes sociales «no eran para nadie en concreto». Sobre la diferencia de 27 años de edad con Enrique Ponce, la chica explica que «eso no nos importa, estamos muy enamorados, y el amor no conoce edades. Es totalmente libre».