Así funciona la mutualización de la deuda de la UE para la COVID

0
70

Tras cuatro días de intensas negociaciones, los jefes de Estado y el Gobierno de la Unión Europea han llegado este martes a un acuerdo histórico para la recuperación tras el impacto generado por la pandemia del coronavirus.

Así, este plan de reconstrucción contará con un presupuesto de 1,074 billones de euros para el periodo comprendido entre 2021 y 2027 y con un fondo de recuperación dotado con 750.000 millones de euros financiado con deuda común. De esta cantidad, 390.000 millones se distribuirán en subvenciones a fondo perdido y 360.000 millones como créditos.

La dotación más importante de este fondo de reconstrucción se destinará al Instrumento para la Recuperación y la Resiliencia con 652.500 millones de euros. Un total de 360.000 millones serán préstamos y 312.500 millones ayudas directas.

De esta manera, se emitirá por primera vez una deuda común o conjunta financiada con presupuesto comunitario de la Unión Europea para hacer frente a las consecuencias económicas generadas por la crisis sanitaria.

La mutualización de la deuda ha sido uno de los principales debates entre los Veintisiete y motivo de discrepancias. ¿En qué consiste? Mutualizar se trata de compartir los costes y los riesgos tras la emisión de una deuda y a un tipo de interés más bajo.

En este caso, con motivo de recuperación de la economía tras el impacto sufrido por la pandemia. Se basa en una garantía común, cuyo riesgo está respaldado por el resto de países, para evitar que las consecuencias económicas sean asimétricas.

«Si cada país se endeuda por su cuenta crecerá de forma muy asimétrica la deuda pública. Esto significa que cuando remita la presente crisis los países más afectados se verán obligados a realizar fuertes ajustes presupuestarios, con lo que se seguiría lastrando su cohesión social, su crecimiento y su capacidad de convergencia con el resto de países», destacan desde el Instituto Europeo Campus Stellae.