Así se fraguó la remontada de Hamilton a Vettel en el campeonato de F1

0
9

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

  • Vettel era líder por 8 puntos en el GP de Gran Bretaña y, tres meses después, ha perdido 75 puntos frente a Hamilton.
  • La calculadora de Hamilton para ganar el Mundial de F1 en el GP de EE.UU.
  • OPINIÓN | Vettel, culpable de perder el Mundial.

Lewis Hamilton tiene en su mano proclamarse campeón del mundo de Fórmula 1, en un año que, por primera vez en esta era híbrida, sufrió más de lo esperado frente a un piloto fuera de Mercedes. Sebastian Vettel comenzó el año muy fuerte, hasta el punto de que llegó a ser líder y gran favorito a mediados de la temporada.

Sin embargo, la situación ha cambiado de manera radical en apenas tres meses. Los datos son demoledores: Vettel llegó a tener 8 puntos de ventaja sobre Hamilton en el GP de Gran Bretaña, y ahora son 67 los que ha cedido frente al líder y gran candidato al título.

Entre esa cita de Silverstone y la resaca del GP de Japón han pasado exactamente tres meses. El 8 de julio, Vettel se las prometía muy felices y parecía que Ferrari, once años después, iba a poder celebrar un título de campeón del mundo de pilotos. Sin embargo, a 8 de octubre, es Hamilton y Mercedes quienes acarician la posibilidad de alzarse con un nuevo entorchado más, y continuar una dinastía que se prolonga desde que la hibridación de los motores llegó a la Fórmula 1.

La remontada de Hamilton se ha basado en un ritmo infernal. En siete Grandes Premios, el de Stevenage ha conseguido 168 puntos de 175 posibles: un 96% de efectividad. De 8 puntos por debajo, ha pasado a tener 67 de ventaja, lo que supone una remontada de 75 en siete carreras. Los continuos fallos de Vettel y la debilidad de Ferrari han sido críticos para entender este ‘sorpasso’, pero si la culpabilidad recae en los de Maranello, la responsabilidad del éxito debe imputarse a Mercedes.

Por si fuera poco, Hamilton tiene en Estados Unidos su pequeño feudo. Ha dominado con autoridad en los dos últimos años aquí, y se siente como pez en el agua en territorio norteamericano, donde protagoniza campañas de publicidad de las marcas más importantes de moda.