Banksy cancela una acción artística para no interferir en las elecciones británicas

    0
    124

    20MINUTOS.ES

    • Banksy tenía previsto enviar una obra a quienes no votaran a los conservadores en las elecciones británicas.
    • La Comisión Electoral le ha advertido de que podría interferir en el resultado electoral y el artista se ha visto obligado a cancelar su acción.
    • Aparece una mural de Banksy sobre el ‘brexit’ en Dover.

    El misterioso Banksy ha sido reprendido por la Comisión Electoral de Reino Unido y ha anunciado públicamente que renuncia a la acción artística que tenía preparada con motivo de los comicios británicos, según recoge The Guardian.

    Desde su anonimato, el artista se había ofrecido a enviar una serigrafía de edición limitada a quienes renunciaran a votar a los conservadores en su ciudad natal, Bristol.

    Los interesados solo tenían que hacerle llegar una foto de su papeleta, como prueba del voto anticonservador, y a cambio recibirían el 9 de junio (las elecciones son el jueves 8) su impresión de la obra de Banksy.

    Este ofrecimiento despertó la suspicacia de las autoridades (la policía y la Comisión Electoral), que consideraron que podía interferir en los resultados de seis circunscripciones y comenzaron a investigarlo.

    Finalmente, Banksy ha cancelado su acción artística desde su web oficial, con el siguiente mensaje sobre su reconocible niña del globo rojo (ahora convertido en una bandera británica con forma de corazón): «La Comisión Electoral me ha advertido de que mis envíos gratuitos invalidarán el resultado electoral». Por ese motivo, continúa, lamenta comunicar que «la promoción ha sido cancelada».

    El artista de Bristol, célebre por su intervenciones en muros de todo el planeta, es conocido por el compromiso de su obra contra el capitalismo y el sistema neoliberal, aunque no duda en utilizar los canales y métodos comerciales para darse a conocer (por ejemplo. existe muchísimo merchandising a partir de sus imágenes).

    Su trabajo más reciente ha sido un mural en Dover en el que un operario retira desde una escalera una de las estrellas de la bandera de la UE, la correspondiente a Reino Unido, como crítica al brexit.