Batet recibió a Santamaría  en su Ministerio para hablar de Cataluña

    0
    3

    CLARA PINAR

    • La exvicepresidenta aceptó entrar en el Consejo de Estado a propuesta de Sánchez y sigue su agenda polítíca lejos del PP.
    • La ministra de Política Territorial también se ha encontrado con Almunia en una ronda de contactos con sus antecesores.

    La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, recibió recientemente en su despacho a la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, con quien abordó la situación en Cataluña.

    En encuentro se circunscribe en la ronda de contactos que Batet está llevando a cabo con quienes la sucedieron en el cargo y también refleja que, aunque apartada de la primera línea, Sáenz de Santamaría mantiene agenda política, muy alejada además de la línea del nuevo PP que preside Pablo Casado.

    Hace casi un mes, Sáenz de Santamaría anunció que dejaba la política. Era la crónica de una decisión anunciada, tras perder el congreso del PP contra Casado y de que éste le negara la cuota de poder en el partido a la que ella aspiraba.

    Sin embargo, la que fue quizá la mujer con más poder político de la España contemporánea no ha abandonado del todo. Mantiene una discreta agenda política que en las últimas semanas la ha llevado no sólo a entrar en el Consejo de Estado de la mano del Gobierno de Pedro Sánchez, sino también a ofrecer a Batet sus impresiones sobre la situación en Cataluña.

    Además de la relación cordial con el Gobierno de Sánchez, estos dos apuntes en su agenda tienen otro denominador común: el desconomiento de estas actividades por parte del PP. La exrival de Casado en las primarias no comunicó que iba a aceptar la propuesta del Gobierno para integrarse en el Consejo de Estado como consejera electiva, de la misma manera que en la calle Génova no se tuvo constancia de su reunión con la ministra Batet.

    Mientras que Casado prosigue su guerra sin cuartel contra el Ejecutivo de Sánchez, en buena parte centrada en Cataluña, Sáenz de Santamaría regresó recientemente a uno de los ministerios de los que fue titular con Mariano Rajoy. Con la máxima discreción, acudió a la sede de Política Territorial para reunirse con Batet. La visita forma parte de la ronda de contactos de la ministra con sus antecesores. Por ejemplo, también se ha visto con Joaquín Almunia, ministro de Administraciones Públicas entre 1986 y 1991.

    Ministra de Cataluña

    Además de vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Sáenz de Santamaría fue nombrada en 2016 ministra de Administraciones Territoriales, el nombre que Rajoy dio al departamento que hoy dirige Batet. Desempeñó esta labor desde La Moncloa y destacó en el Ministerio del Paseo de la Castellana a su secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro. Sin embargo, fue a ella a quien correspondió traspasar la cartera a Batet en junio, en una ceremonia en la que ambas mostraron una buena sintonía, que ha continuado en el encuentro que han mantenido ahora.

    Se habló de en Cataluña, según fuentes conocedoras de la reunión. Al margen de que el análisis que ofreció Sáenz de Santamaría sea útil o no para la ministra Batet, la exvicepresidenta podría sentirse reivindicada en su papel de ministra para Cataluña, tal y como se la llegó a denominar después de que Rajoy delegara en ella la estrategia encaminada a detener el procès.

    Sáenz de Santamaría, que hoy apenas tiene contacto con PP de Casado, pilotó entre 2016 y 2017 la fallida Operación Diálogo, para disuadir a los independentistas. Después, contempló cómo la consulta del 1-O se celebraba, muy a su pesar, con las urnas y papeletas que los servicios secretos a su mando habían estado tratando de interceptar desde hacía meses.

    Cronología: De intentar liderar el PP a ir por libre

    21 de julio. Sáenz de Santamaría pierde la segunda votación de las primarias del PP en el congreso nacional del partido, que elige a Casado como su nuevo presidente.

    10 de septiembre. Tras infructuosos contactos con Casado en los que pedía casi la mitad de los puestos de la dirección y rechazaba formar parte en la Ejecutiva del partido, Santamaría anuncia que deja su escaño en el Congreso y que abandona la política.

    19 de octubre. El Consejo de Ministros la nombra consejera electiva del Consejo de Estado, un cargo que desempeñará durante cuatro años y por el que cobrará menos de 12.000 euros al año.

    Octubre. Se reúne con Batet en el Ministerio de Política Territorial.