Caos en el transporte madrileño: este martes jornada de huelga en Metro y Cercanías

    0
    181

    20MINUTOS.ES

    • Los trabajadores de Metro de Madrid han programado paros como protesta por el atasco en la negociación del nuevo convenio. 
    • Los maquinistas del suburbano piden, entre otros, 14 días más de vacaciones por su exceso diario de jornada laboral. 
    • El servicio regional de Cercanías afronta su tercera jornada de paros desde la semana pasada con servicios mínimos de hasta el 75%. 

    Los usuarios del transporte público madrileño vivirán este martes una jornada complicada para llegar puntuales a sus destinos. La jornada de huelga programada en Metro de Madrid y en la red de Cercanías regional complicará la movilidad de miles de viajeros a lo largo del día.

    En el suburbano, la convocatoria de paros es doble: por un lado, los maquinistas están llamados a una nueva movilización entre las 14.00 y las 17.00 horas; por otro lado, todos los trabajadores de Metro están convocados a movilizarse de 6.05 a 8.40 horas; de 13.20 a 16.25 horas; y de 17.30 a 19.55 horas. En este último caso, los paros están organizados por los sindicatos que integran la Comisión Negociadora del futuro convenio colectivo de Metro –UGT, CCOO, el Sindicato de Técnicos (STMM), el Sindicato Libre (SLMM), Solidaridad Obrera (SO) y el Sindicato del Colectivo de Maquinistas de Metro (SCMM)– ante la falta de acuerdo en la negociación del nuevo convenio.

    Para el paro exclusivo de los maquinistas, Metro ha establecido unos servicios mínimos del 57%, mientras que para el resto de movilizaciones este porcentaje varía entre el 65% en la hora punta de la mañana, y el 58% y 54% establecido para los paros de la tarde.

    El Sindicato del Colectivo de Maquinistas, el más numeroso con unos 1.500 efectivos, celebrará además el jueves para analizar el desarrollo de las protestas y ratificar los paros ya anunciados para los días 20 (de 6.30 a 9.00 horas), 21 (de 14.15 a 16.15 h.), 23 (de 6.00 a 9.00 h.) y 24 (de 18.00 a 22.00 h.). El viernes, sin embargo, secundarán una nueva jornada de paros de 18.30 a 21.00 horas, para la que la compañía ha establecido unos servicios mínimos del 51%. Por su parte, El comité de empresa también ha convocado nuevos paros los días 22, 23 (de 6.00 a 9.00 y de 19.00 a 22.00) y 24 de junio (de 18.00 a 22.00).

    El origen de la convocatoria de huelga nace del estancamiento que sufre la negociación del futuro convenio colectivo y la reivindicación de los maquinistas de que su jornada laboral diaria finalice en el lugar donde se inicia o, al menos, que se compute el tiempo de retorno al lugar de entrada como tiempo de trabajo. En total, los sindicatos calculan que eso se traduce en 14 días más de vaciones, una petición «inasumible» para la Comunidad de Madrid, que sostiene que los maquinistas ya disfrutan de 58 días de vacaciones al año.

    Estas movilizaciones suceden a las que tuvieron lugar los días 21, 22 y 23 mayo, coincidentes con los conciertos de Bruce Springsteen en el Santiago Bernabéu, de Manolo García en el Barclaycard Center y la final de la Copa del Rey de fútbol que disputaron el Barcelona y el Sevilla en el Estadio Vicente Calderón.

    Tercera jornada en Cercanías

    En la red de Cercanías también están convocados paros este martes. Los trenes circularán al 75% en las horas punta (de 6.00 a 9.00 , de 13.30 a 15.30 y de 18.30 a 20.30) y al 50% el resto del día. La única línea que no se pondrá en marcha será la C-9 (Cercedilla-Cotos). Se trata de la tercera jornada después de las protestas del pasado 10 y 12 de junio, donde no hubo incidencias y se cumplieron los servicios mínimos establecidos.

    Las huelgas han sido convocadas por el sindicato de maquinistas (Semaf). Estos trabajadores pretenden manifestar su protesta por la demora que Renfe acumula en la puesta en marcha de varias medidas pactadas con los sindicatos. Entre ellas figura el plan de empleo, por el que se pretende habilitar un sistema de salidas voluntarias de trabajadores de la empresa ligadas a nuevas incorporaciones. Los maquinistas además protestan por la situación del negocio de transporte de mercancías en tren y por la disminución de servicios de vía estrecha heredados de la extinta Feve.