web
statistics
Noticias

¿Chao a la once? puede aportar hasta 1.200 calorías

¿Chao a la once? puede aportar hasta 1.200 calorías

11/11/2016 9:53:00
Si no se reformula, este hábito tan chileno puede llegar a ser dañino. Esto, porque con la suma de nuevas comidas, se transformó en una gran reserva de calorías que, por la hora, no se usan.


Hay un conocido dicho que dice desayuna como rey, almuerza como príncipe y cena como mendigo. ¿Y la once dónde queda aquí? pues entre el “príncipe y el mendigo”. No obstante los chilenos suelen hacer de esa merienda un símil del desayuno y eso no está bien.

Una once puede llegar a aportar entre 1.000 y 1.200 calorías diarias, que, por la hora en que se consumen, no se alcanzan a utilizar y sólo se acumulan en el cuerpo, explicó la docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Claudia Narbona.

La experta explicó que la merienda debería aportar entre 200 y 300 kcal, como hasta hace algunos años, cuando la once era “normalmente un vaso de leche y medio pan con algún acompañamiento”. Ahora no es así.

“La once se acostumbra a tomar entre las 17:00 y las 19:00 horas, sirviéndose café o té, incluso muchas veces acompañada de la infaltable bebida gaseosa y pan —habitualmente marraqueta, llamada también ‘pan batido’ o ‘pan francés’; o de hallulla— con huevos, jamón, manjar, mantequilla, margarina, mermelada, palta, paté, queso o tomate. Ahora, si se quiere hacer una ‘once completa’, se pueden incluir berlines, calzones rotos, dulces chilenos, galletas, helados, jugo, kuchen, panqueques, picarones, roscas, sopaipillas, tortillas de rescoldo o torta. Si se toma once en un restaurante, el pan puede ser un sándwich elaborado, como un Barros Jarpa, un Barros Luco, un chacarero o un lomito”, enumeró.

Si se tiene en cuenta que según la Encuesta Nacional de Consumo Alimentario, el 80,2% de los chilenos toman once, esto puede ser la puerta a la obesidad, ya que los adultos necesitan comer cada tres horas para completar unas 2.000 kcal.

“Todo lo que consumimos en forma adicional en una buena y contundente once son calorías que no alcanzamos a gastar, ya que hoy la nueva modalidad es llegar a la casa, comer rápidamente un pan o más con diversos agregados, acompañado de una bebida gaseosa, té o café y un pastelito dulce para completarla. Luego de que se traga la once, cada uno se retira inmediatamente hacia su pieza u otro lugar de la casa, a ver televisión o al computador y, en el caso de los niños, a los juegos electrónicos, por lo cual todo va quedando como reserva en el organismo”, alertó Narbona.

¿Qué hacer?:

Narbona propone consumir limentos más livianos: “La once como tal se debe reemplazar por una colación liviana, compuesta de cereales, fruta, yogurt, pan integral, palta, quesillo, jamón de pavo, jugos de fruta, té o café, de modo que podamos saciar nuestra hambre en el horario que corresponde, de modo que el aporte de calorías sea el adecuado a la comida que estamos realizando”.

Noticias

More in Noticias