Childish Gambino hace historia en el Grammy con su muy político “This Is America”

    0
    1



    El primer rap en ganar un Grammy a mejor canción fue “This Is America”, una dura crítica de Childish Gambino a este Estados Unidos lleno de armas y racismo.

    Gambino, de 35 años y alter ego del actor Danny Glover, suma además con este trap gospel el gramófono a mejor video musical –que acumuló más de 35 millones de visitas a YouTube en apenas dos días la primavera boreal pasada –hoy se acerca a los 500 millones– y mejor presentación de canción de rap.

    Nunca antes un rap había ganado en una de las principales categorías del Grammy, lo que ya había despertado duras críticas.

    De hecho, Gambino, que no asistió al evento, se había negado a presentarse en el escenario de esta edición del Grammy –así como el también ganador Drake y Kendrick Lamar, el artista con más nominaciones. Todos artistas de hip-hop que dicen se sienten infravalorados por la Academia de la Grabación de Estados Unidos.

    El año pasado el magnate del rap Jay-Z llegó con ocho nominaciones y terminó la noche con las manos vacías, generando fuertes críticas que llevaron a la organización a ampliar el número de nominados en las cuatro principales categorías, de cuatro a ocho.

    Y en esta edición 61 del Grammy destacó por más diversidad, al menos en las principales categorías. También es un año en que las mujeres han podido abrirse más espacio.

    En álbum del año, cinco de los ocho nominados son mujeres, incluida la rapera Cardi B –que está nominada en las categorías principales por “I Like It” que canta con Bad Bunny y J Balvin–, así como Brandi Carlile, H.E.R, Janelle Monae y Kacey Musgraves.

    En la categoría de artista revelación igualmente, seis de los ocho nominados son mujeres.

    Lady Gaga también suma tres estatuillas en la noche –dos por “Shallow” como mejor presentación de dúo/grupo pop y mejor canción escrita para un medio visual, y otro por “Joanne” como mejor presentación pop como solista–, al igual que Carlile, que arrasó en las categorías del género Americana (folklore de Estados Unidos), y la cantante de country Kacey Musgraves, que también suma un trío de gramófonos.

    – ¡Feliz cumpleaños a mí!” –

    El Grammy entrega antes de la gran gala unos 70 premios, de forma que haya tiempo para mucha música.

    Y así ha sido. Impresionantes presentaciones de Janelle Monáe, H.E.R., y claro, Gaga, que con un traje de brillantes y plataforma interpretó “Shallow”, tema de “Nace una estrella” que interpreta en la pantalla con Bradley Cooper, que estaba en Reino Unido para los BAFTA.

    Katy Perry, Musgraves, Miley Cyrus y Marren Morris rindieron tributo a Dolly Parton, que también se puso al frente del micrófono.

    La maestra de ceremonias era nada más y nada menos que Alicia Keys, que obviamente no se limitó a presentar premios.

    Tocando a la vez dos pianos, presentó un maravilloso medley de “Canciones que deseo haber escrito” en el que figuraron temas como “Unforgettable” de Nat King Cole y “Killing Me Softly” de The Fugees.

    La guinda del pastel fue la presentación de Diana Ross, que celebró sus 75 años cantando con los ojos llenos de lágrimas, pero la voz intacta.

    “Me han dado los mejores años de mi vida”, cantó emocionada una presentación que terminó con un efusivo: “¡Feliz cumpleaños para mí!”.

    Durante los comerciales, el público entonó el cumpleaños feliz a la diva.

    – “Todo se arregla bailando” –

    La gala de los Grammys abrió con mucha sazón latina.

    Camila Cabello cantó su exitosa “Havana”, en un popuurí en el que participaron Ricky Martin, J Balvin y el trompetista de Arturo Sandoval.

    “Como decía mi madre / todo se arregla bailando”, cantó Cabello mientras Martin, que volvió al escenario del Grammy 20 años después de que presentara “La Copa de la Vida”, compartía unos impresionantes pasos de salsa con ella. “Latino hasta la muerte”, lanzó Balvin.

    Todo en medio de una linda escenografía de mucho color… y calor latino.

    Y justo después del musical, Alicia Keys dio la bienvenida a un poderoso cuarteto de mujeres: Lady Gaga, Jennifer Lopez, Jada Pinkett Smith y nada más y nada menos que… Michelle Obama, que se ganó una ovación gigantesca en el Staples Center de Los Ángeles.

    “La música me ha ayudado contar mi historia”, dijo la ex primera dama. “La música nos muestra que todo importa”.



    Source link