Clinton: "Si alguien es investigado por el FBI no debería poder comprar un arma"

    0
    163

    EFE

    • Critica el hecho de que Mateen haya podido conseguir un rifle pese a haber sido interrogado por agentes federales.
    • Lista oficial de víctimas.
    • Obama descarta que la matanza haya sido organizada desde el exterior.
    • EI reivindicó este domingo el tiroteo.
    • Es el peor tiroteo masivo en EE UU | BLOG: ¿Por qué en el club Pulse?

    La virtual aspirante demócrata a la Presidencia de EE UU, Hillary Clinton, dijo este lunes que «si alguien está siendo investigado por el FBI, simplemente no debería poder comprar un arma», en relación con la matanza ocurrida este fin de semana en Orlando, en el estado de Florida, en la que murieron 49 personas.

    Clinton hizo estas declaraciones en su primer discurso público tras la matanza en la ciudad de Cleveland, en el estado de Ohio, donde insistió en restablecer la prohibición de la venta de armas de asalto, como la utilizada por el presunto autor de la masacre, el estadounidense de origen afgano Omar Seddique Mateen.

    Mateen, de 29 años, había sido investigado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) con anterioridad, pero al no contar con historial delictivo, pudo comprar de manera legal las armas con las que llevó a cabo el atentado.

    «Si eres demasiado peligroso para montar en un avión, eres demasiado peligroso como para comprar un arma en Estados Unidos», alertó la exprimera dama, que al principio de la alocución dejó claro que «hoy no es día para la política», y en ningún momento citó a su rival republicano, el magnate Donald Trump.

    Lobos solitarios

    Además de incrementar el control sobre el acceso a las armas, Clinton insistió en que, como presidenta del país, una de sus prioridades será identificar y detener a «los lobos solitarios» como Mateen, que según las primeras investigaciones no estaba vinculado a una red terrorista, sino influenciado por el islamismo radical.

    En este sentido, la exsecretraria de Estado instó a aumentar el contacto de las autoridades con las comunidades musulmanas dentro del país, en vez de «estigmatizarlas o aislarlas» del resto de la sociedad.

    Clinton llamó a la unidad de los estadounidenses tras el atentado e invocó el espíritu del los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra EE UU, cuando el país se unió tras la mayor tragedia terrorista de su historia.