10/11/2016 9:03:27
Caso ocurrió en 2014, cuando no renovaron a contrata al funcionario Marco Tapia, quien había sido contratado en el gobierno anterior y acusó persecución política y sindical.

A fines de 2014 en la Subsecretaría de Salud decidieron no renovar la contrata (contratos en el gobierno con plazo de un año), a Marco Tapia Báez y él acusó que la decisión se tomó por razones políticas, por estar afiliado al sindicato.

El recurrió a la justicia y ayer la Corte Suprema condenó a la Subsecretaría de Salud al pago de 11 renmuneraciones y a las costas del juicio, tras considerar que lo echaron por razones políticias y que aquello fue arbitrario.

“Se encuentra acreditada la afiliación del denunciante al sindicato FenFussap, que el actor fue contratado en el gobierno anterior, y la persecución política y sindical que fue objeto y que dan cuenta los testigos que depusieron en el proceso, la que termina en su arbitraria exoneración”, dice la resolución, que agrega que ésta” se ejecutó por un actuar discriminatorio por razones políticas y sindicales y a raíz de aquello, no fue renovada su contrata”.

“Se declara que la exoneración del denunciante ha vulnerado la prohibición constitucional de no discriminación arbitraria”, y se ordena dejar de desvincular personal “utilizando criterios de discriminación prohibidos por el orden normativo, y en sus propias directrices criterios y orientaciones, debiendo ajustarse estrictamente en el ejercicio de las potestades que el ordenamiento le permite para determinar su dotación a las habilitaciones legales y constitucionales”.