Continúa la alerta por altas temperaturas en 24 provincias en los últimos días de la primavera

    0
    86

    EFE

    • En Cáceres, Badajoz, Sevilla, Córdoba, Jaén y Toledo la alerta alcanza el riesgo naranja, con temperaturas en torno a los 40 grados.
    • Otras dieciocho provincias tienen alerta amarilla, cuando aún queda más de una semana para arrancar oficialmente el verano.
    • Consulta la previsión en tu ciudad.

    Veinticuatro provincias peninsulares se encuentran este lunes en alerta por altas temperaturas, entre las que seis (Cáceres, Badajoz, Sevilla, Córdoba, Jaén y Toledo), presentan riesgo naranja con hasta 40 grados, informa la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en su página web.

    En Andalucía, además de las tres provincias en riesgo naranja, hay alerta amarilla por calor en Granada y Huelva, mientras en Cádiz hay riesgo por viento de Levante en el Estrecho, que puede llegar a fuerza 7.

    En Castilla la Mancha está en riesgo naranja Toledo, donde el termómetro puede alcanzar los 40 grados, y en amarillo las provincias de Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara.

    En Extremadura la alerta naranja por temperaturas máximas de 40 grados y mínimas por encima de los 20 o 22 grados se extiende tanto a Badajoz como a Cáceres.

    Las altas temperaturas también sitúan en riesgo amarillo a provincias de otras comunidades autónomas como Madrid, las cuatro provincias catalanas, así como Ávila, Salamanca, Segovia, Valladolid y Zamora, en Castilla y León, además de las tres provincias aragonesas.

    Recomendaciones de Protección Civil

    Protección civil recomienda limitar los tiempos de exposición al sol, manteniendo una correcta ventilación e hidratación. Especial cuidado con los niños y con las personas mayores, más proclives a poder sufrir un golpe de calor.

    Además, recuerda que el calor potencia el riesgo de incendios por lo que se deberán extremar las precauciones, evitando arrojar cigarros, basuras o botellas, causa de gran parte de incendios forestales.

    Está prohibido encender fuegos y hogueras en el monte y terrenos próximos y acampar en zonas que no estén específicamente autorizadas para ello.