Cora sobre Boston: “No me preocupa. Es solo un mal comienzo”

0
5



BOSTON. Chris Davis sabe que su jonrón fue mucho más lejos que el palo de dos carreras de su compañero Dwight Smith Jr. También sabe que tendrá su tiempo para regodearse.

Smith conectó su jonrón que fue a dar a la primera fila de asientos en la línea del jardín derecho y remolcó cuatro, llevando a los Orioles de Baltimore a vencer a los Medias Rojas 8-1 el lunes en el juego anual del Día de los Patriotas de Boston.

“Realmente lo está haciendo bien, no hay razón para hablar”, dijo Davis, sonriendo. “Voy a esperar un poco y hablar”.

Davis también tuvo un jonrón de dos carreras, que se estima que es un poco menos de 100 pies más largo que el de Smith, proyectado a 408 pies en las gradas del jardín derecho.

Por los Orioles, el dominicano Jonathan Villar de 3-1, con dos anotadas y una impulsada, dos boletos y un ponche. El relevista Miguel Castro lanzó un noveno de un hit y un boleto. Por los Medias Rojas, Rafael Devers, de 2-1 y un boleto.

“Honestamente, no tenía ni idea de si lo iba a superar”, dijo Smith sobre su vuelacercas. “Un jonrón es un jonrón. Lo tomaré de todos modos”.

Al preguntarle sobre el palo de Davis, Smith dijo: “Lo aplastó. Ese es su nombre, ‘Crush’, por una razón”.

Renato Núñez tuvo tres hits con un sencillo productor de Baltimore, que salvó una división de la serie de cuatro juegos. Había perdido nueve de sus 11 juegos anteriores y tenía marca de 21-4 en sus últimos 25 contra Boston.

Davis detuvo un récord de 54-0 el sábado, el más largo para un jugador de posición. Comenzó la temporada de 33-0.

Fue el año 60 consecutivo en que los Medias Rojas estaban programados para jugar en este día de fiesta. Los campeones defensores de la Serie Mundial completaron una estadía en casa de 3-3 y aún no han ganado una de sus cinco series esta temporada.

“No me preocupa. Es solo un mal comienzo”, dijo el manager de Boston, Alex Cora.

Dan Straily (1-1) se recuperó de un inicio en duro con Baltimore, permitiendo una carrera con dos hits en cinco entradas. Oakland lo marcó con cinco carreras y ocho hits en 3 1/3 entradas la semana pasada.

Los Medias Rojas abrieron una serie de dos juegos contra los Yanquis el martes por la noche en Nueva York, el primer encuentro entre rivales desde que derrotaron a los Yanquis en la ronda divisional de los playoffs en octubre pasado.

Liderando 1-0, Baltimore anotó tres veces en la quinta contra el relevista Marcus Walden. El jonrón de Smith se deslizó entre los asientos a unos 20 pies del Pesky Pole, que está a 302 pies, y llegó después del sencillo empujador de Jonathan Villar.

Smith agregó un doble de dos carreras.

Boston jugó con personal recortado, con Andrew Benintendi con el pie derecho magullado después de un foul el domingo, y Jackie Bradley Jr. con gripe.

Eso llevó a los Medias Rojas a tener al receptor Christian Vázquez en la segunda base por primera vez en su carrera. Manejó dos rodados y tocó a un jugador limpio.

“Era suave. Era suave, hombre”, dijo el campocorto de los Medias Rojas Xander Bogaerts. “Obviamente, detrás del plato él es bastante suave, así que no pensé que tendríamos un problema con él allí”.

El mánager novato de los Orioles, Brandon Hyde, consiguió su primera expulsión, sacado por el jefe de los árbitros Mark Wegner luego de que su desafío a la “regla de deslizamiento” en la segunda base fue confirmado. Hyde dijo que sabía que iba a ser expulsado.

“Para mí, simplemente tomaron una decisión equivocada”, dijo Hyde. “No estuve de acuerdo con la decisión en Nueva York en absoluto”. En Nueva York es donde se revisan las jugadas que son retadas por los mánagers.



Source link