Croacia arrolla a un fotógrafo que aprovecha para fotografiar su euforia desde una perspectiva única

0
7

20MINUTOS.ES

  • El fotógrafo, ‘víctima’ de la alegría croata en el gol que derrotó a Inglaterra.
  • Croacia gana a Inglaterra en la prórroga y jugará la final del Mundial ante Francia.
  • ENCUESTA ¿Quién ganará la final del Mundia, Francia o Croacia?
  • Turismo en Croacia: naturaleza desbordante en sus parques nacionales.

Croacia se clasificó para la final de Rusia 2018, en la que se enfrentará el domingo a Francia, tras imponerse en la prórroga por 2-1 a Inglaterra.

Un gol agónico y en la segunda parte de la prórroga que desató la euforia en el equipo bancánico.

Así, cuando los jugadores croatas fueron a celebrar el gol de Mandukic hacia la zona de Tribuna, estos se toparon con la zona de prensa. Tropezaron con los fotógrafos que allí había y, sin quererlo, hicieron protagonista a uno de ellos.

Yuri Cortez, reportero gráfico de la agencia France Press (AFP), fue arrollado por la selección croara, pero siempre con la cámara en la mano derecha bien firme.

Desde el césped tuvo un ángulo inédito en la cobertura ya que muchos de los futbolistas celebraron directamente a su lente su alegría por el gol que les clasificaba para una final histórica.

Después, los juagadores croatas ayudaron a levantarse al fotógrafo, invitado inesperada de la fiesta balcánica. “Se me cayó encima todo el equipo y no dejé de tomar fotos”, dijo Yuri Cortez tras el partido.

El mayor logro en el fútbol

Unos cien mil aficionados croatas estallaron esta noche de júbilo en la céntrica plaza de Ban Jelacic, al ver triunfar a la selección del país balcánico contra Inglaterra en la segunda semifinal del Mundial.

La lluvia, que no impidió que la plaza se llenara de gente, acompañó el desánimo general que se expandió rápidamente, después del minuto 5 del partido, cuando Inglaterra metió un gol.

Pero pronto los aficionados recuperaron las esperanzas y a distancia apoyaban a sus héroes coreando “Queremos gol” , “Todo por Croacia” y “A la batalla”, entusiasmándose especialmente cada vez que en la gran pantalla aparecía en primer plano el capitán Luka Modric.

Cuando finalmente su paciencia se vio compensada en el minuto 68, con el gol de Ivan Perisic que equilibró el partido, la euforia que se apoderó de todos llegó para no irse ya en toda la noche, aunque la tensión se mantuvo al máximo hasta que en la prórroga Mario Mandukic marcó el 2-1 definitivo, poco antes del final.

Fue entonces cuando bengalas, petardos y banderas se unieron a los cánticos y el ensordecedor estruendo del júbilo popular.