Cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte: la gran apuesta de Trump

    0
    4



    SANTO DOMINGO. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pone sobre la mesa su gran apuesta diplomática, que no solo podría definir el curso mediático de su gobierno sino que también podría acarrear cambios en la situación geopolítica mundial: su encuentro este martes con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

    El encuentro, que sería el primero entre un líder estadounidense y un norcoreano, está pautado en Singapur (Asia), aunque hasta ahora no se conocen detalles específicos de lugar donde se realizará. Y a pesar de que el temor de una repentina suspensión de la reunión está latente, todo parece indicar que la cita se concretará.

    Trump ha declarado estar preparado para su encuentro con Kim, con quien iniciaría negociaciones centradas en la desnuclearización de Pyongyang. “Estoy muy bien preparado. No creo que tenga que prepararme demasiado”, opinó. “Se trata de la actitud, de la voluntad de hacer las cosas”, aseguró de acuerdo a la agencia AFP.

    Del otro lado, el régimen norcoreano no ha difundido declaraciones recientes de Kim respecto a la cumbre, que fue cancelada hace menos de tres semanas –el 24 de mayo pasado- por “hostilidades” según el gobierno de Estados Unidos que ocho días después anunciaba que sí se realizaría, lo que quedó confirmado con la visita a Washington del general Kim Yong-chol, considerado la mano derecha de Kim Jong-un.

    A pesar de que los preparativos de la cumbre van viento en popa, Japón se posiciona con reservas frente al régimen de Corea del Norte, poniendo en duda las “sinceridad antinuclear” de Kim. Ayer el primero ministro japonés, Shinzo Abe llegó a Estados Unidos para reunirse con Trump y “coordinar sus posturas antes de la histórica”, apuntó la agencia EFE.

    De acuerdo a agencias japonesas, Abe aspira a Trump reafirme su disposición a mantener las sanciones sobre Pyongyang hasta que concretice pasos para una “desnuclearización verificable, completa e irreversible”.

    Mientras que Corea del Sur, que ya comenzó un proceso de acercamiento con su antagónico vecino nacido a inicios de la Guerra Fría y cuya guerra civil –con la intervención de Estados Unidos, China y la desaparecida Unión Soviética- desembocó en una guerra que finalizó con un armisticio, ve la cumbre como una posibilidad de negociar una paz permanente en la región.

    En la retaguardia, China y Rusia, aliados de Norcorea, apoyan el encuentro. “Rusia y China tienen interés en que se establezca la paz y estabilidad en la península coreana”, aseguró el presidente ruso Vladimir Putín en una comparecencia ante la prensa junto con su homólogo chino Xi Jinping, con quien se reunió en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín.

    Ante este escenario, parece que la apuesta de Trump favorecerá su casa, aunque todo dependerá de lo dados a lanzar este 12 de junio.



    Source link