¿Depresión otoñal? Claves para saber si la tienes y poder superarla

0
16


M20M

  • Los síntomas suelen mejorar con hábitos de vida saludables, pero si no es así, conviene acudir a un especialista.
  • ¿Te está costando volver al trabajo? No te preocupes, tiene solución.

El cambio climático ha suavizado el tránsito de una estación a otra, pero esto no quita para que el otoño no le siente bien a todo el mundo.

Con la llegada de la estación que es preludio del invierno y de sus días lluviosos, más fríos y con menos horas de sol, se puede experimentar una bajada de ánimo general que se conoce como depresión otoñal o trastorno afectivo estacional (TAE). Engloba una serie de trastornos psicosomáticos que “tienden a remitir conforme se acerca el buen tiempo”, explica la psicóloga Marina Carmen Sangonzalo Candel, del Hospital Quirónsalud Valencia.

Afectan aproximadamente al 4% de la población y los síntomas más frecuentes van desde “la tristeza o apatía general hasta trastornos alimentarios, pasando por falta de interés, incapacidad para concentrase, malhumor, disminución del deseo sexual, imposibilidad de conciliar el sueño o, incluso, la necesidad de dormir demasiado”.

Es más frecuente en las mujeres que en los hombres, sobre todo entre aquellas que se encuentran entre los cuarenta y los cincuenta y cinco  años. También puede darse en los niños, aunque en muy pocos casos: entre el 2% y el 5% de los niños mayores de nueve años pueden padecerla.

“Aunque no es posible precisar con exactitud por qué se produce, se asocia principalmente a los cambios hormonales que sufre nuestro cuerpo con la llegada de la estación otoñal”, explica esta especialista.

Por ejemplo, la disminución de la luz hace que suban los niveles de melatonina, provocando somnolencia; también disminuye la temperatura del cuerpo, lo que implica mayor necesidad calórica y el deseo de comer a todas horas. Además, el aumento de esta hormona implica que disminuya la serotonina, fundamental para regular los estados de ánimo y los ciclos de sueño y vigilia. Por último, los niveles de dopamina también disminuyen con la falta de luz solar y “se perfila como la principal causa de la falta de interés, de concentración y de atención”, según Sangonzalo.

¿Qué se puede hacer?

Un buen estado de salud implica calma, bienestar personal y felicidad. Es preciso adoptar hábitos de vida saludables que ayuden a sentirse mejor, como incorporar a la rutina diaria un poco de ejercicio físico, que activará la producción de serotonina y mejorará el estado de ánimo, así como buenos hábitos alimenticios y fomentar las relaciones personales con los amigos y la familia.

Pero si no funciona no es preciso sufrir innecesariamente. En el momento en que aparezcan estos síntomas o veamos que los padece alguien allegado, es importante acudir a un buen especialista que puede prescribir el mejor tratamiento en cada caso, como el uso de antidepresivos para aumentar los niveles de serotonina, la fototerapia y la psicoterapia, entre otros.  

Es importante destacar que no es recomendable el consumo de melatonina o serotonina como un complemento de la alimentación, debido a que “podría afectar al delicado equilibrio endocrino de nuestro organismo”, explica Sangonzalo. Por ello, dado que son hormonas y no un suplemento alimenticio, es muy aconsejable su administración siempre bajo la supervisión de un profesional.

En definitiva, se trata de hacer frente a un problema que afecta a mucha gente pero que, lo más importante, tiene remedio. “No dejemos que nada nos impida ser felices este otoño, al fin y al cabo, un corazón alegre vive mejor y más tiempo”, concluye esta experta.



Source link