Descubren que algunos antibióticos aumentan el riesgo de malformaciones, déficit de atención y autismo

0
35



Antibióticos como la ritromicina, la claritromicina y la azitromicina, prescritos habitualmente para tratar infecciones bacteriana y conocidos como macrólidos, están relacionados con las principales malformaciones de los fetos y bebés recién nacidos, así como con enfermedades como la epilepsia o trastornos del comportamiento como el déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o el autismo.

Así lo ha revelado un estudio llevado a cabo por la University College London (Reino Unido) y que ha sido publicado en la revista BMJ. Según sus conclusiones, el 2% de los hijos cuyas madres que tomaron estos macrólidos durante el embarazo presentaron malformaciones. Concretamente, 186 de los 8.632 casos estudiados.

Sin embargo, comparado con la penicilina, esta tasa de prevalencia se reduce al 1,7%

Según la principal conclusión del estudio, llevado a cabo con 104.000 niños nacidos en Reino Unido entre los años 1990 y 2016, y con un seguimiento de casi seis años, existen «riesgos de cualquier malformación mayor y malformaciones específicas —en el sistema nervioso, cardiovascular, gastrointestinal, genital y urinario— después de la prescripción de macrólidos o penicilina durante el primer trimestre (hasta la semana 13 de gestación), del segundo al tercer trimestre o cualquier trimestre del embarazo. También hay riesgo de parálisis cerebral, epilepsia, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y trastorno del espectro autista«.

La prescripción de macrólidos durante cualquier trimestre del embarazo está igualmente asociado a la aparición de malformaciones en los genitales de los fetos.

Como conclusión, los investigadores sugieren que los antibióticos macrólidos deben usarse durante el embarazo «con precaución» e indican que deberían recetarse «antibióticos alternativos» hasta que existan nuevos estudios científicos al respecto.



Source link