Dominicana pide ayuda para recuperar a su hija en Holanda

    0
    1



    SANTO DOMINGO. Noemí Villar Peguero, una dominicana de 45 años de edad y que reside desde hace 14 en Holanda, en donde tuvo una hija con quien fuera su concubino, dice estar desesperada porque el padre de la niña y las autoridades de ese país no permiten que vea a la niña que actualmente tiene nueve años.

    Sin saber dónde dirigirse, Villar Peguero solicita ayuda de las instituciones dominicanas para poder recuperar a la menor, que desde los dos años vive con su padre y hasta diciembre del pasado año solo se le permitía verla cada quince días y en compañía de una empleada social. Afirma que no se le contacta desde enero para que la vea.

    Villar Peguero reside sola en la provincia de Zeeland, en Holanda, en una vivienda próxima a la de una hermana y sus hijos, que son las únicas personas con las que comparte.

    Dice que el argumento del Gobierno de Holanda es su “círculo pequeño”, refiriéndose a que ella y su hermana no socializan con muchas personas y por no tener más familias en ese país.

    “Ellos le llaman círculo pequeño al yo nada más tratar con mi hermana y los niños de mi hermana, pero la niña va a la escuela, iba al ballet, yo la inscribí en un ballet, pero el papá no tiene hermanos solamente tiene a su mamá y no tiene a más nadie”, dice Villar Peguero.

    En una visita a Diario Libre, explica que vivió por siete años con su expareja, Jam Willemsen, de 51 años, y a la casa en la que residían solo fueron como cuatro o cinco colegas de él cuando la niña nació, por lo que, asevera, su expareja tampoco es muy sociable.

    En el 2009 nació la niña y en el 2011 se separó de Willemsen porque, según expuso, este la maltrataba físicamente. Ambos no tienen más hijos.

    Tras la separación, se fue a vivir a la casa de su hermana, Carmen Julia Villar, por cinco meses y después a un albergue con la niña hasta completar el año, hasta que se mudó en una casa sola y que cuidaba de su hija, mientras el padre le pagaba la manutención.

    Inmediatamente se mudó sola, representantes del Gobierno la visitaron y le quitaron hace dos años a la niña.

    Alegan que aprovechan que es inmigrante para quitarle la custodia y entregársela a su padre, con quien vive actualmente y su madrastra, a pesar de que su progenitor llega en horas de la noche del trabajo.

    Con papeles en manos, Villar Peguero mostró los resultados de un examen psiquiátrico que vino hacerse al país para mostrarle a las autoridades holandesas que está capacitada para hacerse cargo de su hija.



    Source link