Dominique Purcell, de 'Prision Break', critica la sanidad en Marruecos tras herirse en el país

    0
    220

    20MINUTOS.ES / EFE

    • El actor Dominique Purcell ha sufrido una mala experiencia con el sistema médico marroquí tras herirse gravemente en la cara.
    • «Pensé que me iba a morir en Marruecos».
    • El actor ha asegurado que «físicamente, estoy al cien por cien».

     Al actor Dominique Purcell, protagonista de la serie Prison Break, no le fue muy bien con el sistema médico marroquí cuando se hirió gravemente en la cara durante el rodaje de un episodio en Uarzazate, en el sur del país.

    «No exagero si digo esto: Se me veía el cráneo, creía que lo tenía rajado, pensé que me iba a morir en Marruecos», cuenta el actor en una entrevista con el sitio especializado Deadline, que hoy recoge la prensa marroquí.

    Durante el rodaje de una toma peligrosa cuando trataba de introducirse en una cárcel situada supuestamente en Yemen, Purcell resulto herido en mitad de la cara, con abundante pérdida de sangre.

    «Llévenme a un hospital», dijo Purcell a su equipo. «El primer hospital estaba cerrado; estábamos en Uarzazate -donde se filmó Black Hawk Derribado, American Sniper y todas esas grandes películas-, esto está en mitad de ninguna parte», recuerda Purcell.

    «La infraestructura médica no es la mejor y me llevaron a otro hospital. Entro y me encuentro con gatos deambulando por el hospital. Yo estaba en estado de shock, pero entro en esta salita de cirugía, donde todo un equipo de médicos se ponen a discutir sobre quién va a operarme, todo eso con manchas de sangre en las sábanas», relata. «Me senté, me puse a mirar a todos, y tranquilamente me levanté de la mesa de operaciones y salí del hospital».

    Al final, fue la productora Fox la que puso a su disposición un helicóptero que lo trasladó de Uarzazate a Casablanca, donde fue puesto en manos de un doctor apellidado Bensouda, al que Purcell califica de «uno de los mejores cirujanos plásticos de allí y con clínicas en todo el mundo».

    Parece ser que el doctor Bensouda hizo un buen trabajo, recomponiendo los huesos y la piel de la cara de Purcell. «Físicamente, ahora estoy al cien por cien y, de hecho, listo para rodar de nuevo el próximo lunes» (por hoy), dice Purcell, aunque el rodaje se traslada ya de Marruecos a Vancouver.