EE UU puede quedarse fuera del acuerdo del G7 por la guerra comercial de Trump

    0
    4

    EFE / 20MINUTOS.ES

    • Los aranceles impuestos por Washington y el cambio climático tensan la cumbre de Quebec.
    • Las primeras protestas en la calle caldean el ambiente entre grandes medidas de seguridad.

    El presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió este jueves a su homólogo estadounidense, Donald Trump, que la Cumbre del G7 puede terminar con un acuerdo firmado solo por seis países y sin Estados Unidos.

    “Al presidente estadounidense puede que no le importe estar aislado, pero a nosotros tampoco nos importa firmar un acuerdo con seis países si es necesario”, dijo Macron en Twitter, en referencia a Francia, Canadá, Alemania, Japón, Reino Unido e Italia. “Porque esos seis países representan valores, representan un mercado económico que tiene el respaldo del peso de la historia y que ahora es una verdadera fuerza internacional”, añadió.

    Las diferencias entre Trump y sus aliados occidentales en materia de comercio y cambio climático amenazan la consecución de un acuerdo para lograr una declaración final conjunta en la Cumbre del G7, que se inicia este viernes en Quebec, Canadá.

    En un esfuerzo para tratar de salvar el comunicado final, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, anfitrión de la cumbre, desarrolló durante la jornada de este jueves una intensa actividad diplomática con algunos de los líderes que asistirán a la reunión.

    Fuentes europeas indicaron que la principal barrera para obtener un acuerdo sobre el comunicado final de la cita, que tendrá lugar en la localidad de La Malbaie, es la negativa de Trump a que se aborde el cambio climático. Ante esta oposición, Trudeau ha centrado sus esfuerzos en que se trate otro tema medioambiental como la lucha contra la proliferación de plásticos en los océanos.

    “Firmeza” ante Trump

    Trudeau se reunió el miércoles y este jueves con Macron para aunar posturas de cara a Trump, que todavía no había llegado a Canadá. Ambos mandatarios recalcaron durante una rueda de prensa conjunta en Ottawa que seguirán siendo “educados y respetuosos” pero también “firmes” con el presidente de Estados Unidos.

    Trump irritó a sus aliados al imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes, entre otros países, de Europa, Canadá y Japón, alegando que suponen un riesgo para la seguridad nacional.

    Macron advirtió a Trump de que los aranceles y una posible guerra comercial con los aliados de EE UU afectará negativamente en primer lugar “a los trabajadores estadounidenses”. El jefe de Estado galo también insinuó que Francia no firmará una declaración conjunta rebajada para contentar a Trump en el tema medioambiental o comercial y afirmó que es más importante que sea relevante a que aparezca la firma de Estados Unidos en el texto.

    Por su parte, Trudeau insistió en la rueda de prensa con Macron en que los Estados seguirán conversando para lograr posturas comunes y que la Cumbre del G7 “es una gran oportunidad para tener discusiones francas con países que son aliados desde hace tiempo”. Sin embargo, fuentes europeas consultadas por Efe no mostraron esperanza de que se logre un comunicado conjunto.

    “Aranceles masivos”

    Mientras, Trump, respondió a Macron y a Trudeau que están cobrando a su país “aranceles masivos”, después de que ambos dirigentes advirtieran de que serán firmes con Washington. “Por favor decidles al Primer Ministro Trudeau y al Presidente Macron que están cobrando a Estados Unidos aranceles masivos y creando barreras no monetarias”, afirmó Trump en un tuit.

    El mandatario estadounidense destacó en su mensaje que “el superávit comercial de la UE con Estados Unidos es de 151.000 millones de dólares”. Además, “Canadá mantiene a nuestros agricultores y a otros fuera. (Estoy) Deseando verlos mañana”, zanjó.

    “En estos momentos, no somos optimistas”, apuntaron fuentes europeas sobre la posibilidad de que la Cumbre del G7 en La Malbaie, a unos 140 kilómetros al este de Quebec, termine el sábado con una declaración conjunta, como es tradicional.

    Trudeau mantuvo, además, conversaciones telefónicas con el nuevo primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y con la primera ministra británica, Theresa May, horas antes de que se encuentre con ambos en la cumbre.

    Primeras protestas

    La primeras protestas comenzaron ya a caldear el ambiente en la ciudad de Quebec este jueves, donde se esperan más manifestaciones este viernes, con motivo de la Cumbre. Las extremas medidas de seguridad impuestas por las autoridades canadienses en torno a La Malbaie han obligado a grupos opuestos a la cumbre, así como a la inmensa mayoría de periodistas que cubren el encuentro, a quedarse en Quebec, donde está previsto que se desarrollen las marchas de protesta.

    Unas 500 personas se manifestaron este jueves sin mayores incidentes. La principal marcha recorrió el centro de la ciudad, y las fuerzas de seguridad arrestaron al menos a dos personas. Centenares de policías rodearon a los manifestantes, convocados por 45 grupos comunitarios, y acompañaron la marcha durante todo su recorrido por el centro de Quebec.

    Los manifestantes, algunos de ellos acompañados de niños, portaban pancartas con lemas contra la reunión de los países más industrializados del mundo como “El G7 no nos representa”.

    A primera hora de la mañana, el grupo Oxfam organizó una concentración frente a la Asamblea Nacional de Quebec, el parlamento provincial, con activistas disfrazados como los líderes del G7 para denunciar que la cumbre no aborda el problema del trabajo no remunerado que efectúan las mujeres.