El coronavirus está retrasando el arranque de la producción industrial en China tras las vacaciones de Año Nuevo

0
37

El coronavirus que tiene en jaque al gigante asiático y, por extensión, a la Organización Mundial de la Salud y a medio mundo, ha obligado a las autoridades a prolongar al menos hasta el 3 de febrero las vacaciones del Año Nuevo, para prevenir más contagios.

Ni estudiantes ni trabajadores deberán regresar a sus puestos de trabajo, una medida que retrasará millones de viajes en transporte público, que es vital para evitar la propagación de la enfermedad.

China quiere también con esta medida ganar tiempo para desarrollar la vacuna que aseguran están desarrollando y poner en funcionamiento medidas adicionales de prevención y de control.

Una multinacional española que opera en China ha confirmado a 20minutos que se ha visto obligada a retrasar el arranque de su producción, quedando a la espera de las indicaciones del Gobierno para poder volver a reanudar su actividad.

Empresas automovilísticas que operan en Wuhan, como General Motors, Honda Motor o Nissan, también están adoptando diferentes medidas, más allá de mantener cerradas sus plantas de producción, como repatriar a sus empleados o restringir sus viajes.

Hay más empresas de automoción que producen en china afectadas, como Fiat Chrysler, Ford Motors o Volkswagen of America,

Pero no todas las empresas están sujetas a estas restricciones. En Shanghái, el gobierno local ha pedido a las compañías dedicadas a la prevención de enfermedades, como aquellas de equipos de protección o material sanitario que cancelen sus vacaciones y continúen con la producción.

En esa y en otras ciudades chinas, las empresas del sector están volviendo a la actividad dada la situación, mientras que el Gobierno ha recurrido a material almacenado para las emergencias para poder satisfacer una demanda desmesurada.

Este domingo, el director de la Comisión Nacional de Sanidad de China, Ma Xiaowei, dio un ejemplo claro: cada día, en Wuhan, hacen falta 100.000 buzos de protección para el personal sanitario, de los que solo se estaban produciendo 13.000 diariamente en el país asiático.

El brote del coronavirus afectará negativamente, sobre todo, al turismo, la restauración y el comercio minorista, según el consenso de los expertos consultados por EP.

La analista de WisdomTree Aneeka Gupta ha explicado que el sector más expuesto es el del transporte aéreo, especialmente China Southern Airlines, que abarca una cuota de mercado del 38% por asientos ofertados.

«Dado que los consumidores tenderán a quedarse en casa para evitar exponerse al coronavirus, es posible que impacte negativamente al comercio minorista, a los parques de atracciones, a la restauración y a los cines, que normalmente se beneficiarían del Año Nuevo chino», ha explicado.

Por el contrario, el hecho de que los consumidores se queden en casa podría suponer un riesgo al alza para las empresas de envíos de comida a domicilio, para la comida precocinada y para los supermercados.

En este mismo sentido se ha expresado el máximo responsable del departamento de investigación del banco suizo Julius Baer, Christian Gattiker. «Dado el ‘mix’ de ruido político y miedos de pandemia, las publicaciones de resultados perdieron importancia y los mercados en general adoptaron un modo de recogida de beneficios», ha asegurado.

«Las industrias expuestas al gasto de los hogares, especialmente aquellas actividades que tienen lugar fuera de casa, seguramente sentirán el mayor impacto económico durante el brote», ha apostillado el economista jefe de S&P Global Ratings para Asia-Pacífico, Shaun Roche.

El economista ha matizado que la gravedad del impacto dependerá de la transmisibilidad y de la mortalidad. No obstante, aunque el brote sea contenido, la firma de calificación crediticia espera que tenga efectos colaterales en la región de Asia-Pacífico, ya que los turistas chinos representan un porcentaje elevado de las llegadas de turistas en Tailandia o Vietnam.

Dado que en 2019 el consumo de los hogares aportó 3,5 puntos al crecimiento del 6,1% del PIB de China, S&P ha extrapolado que una caída en esa variable del 10% podría restar 1,2 puntos a la expansión de la economía.

El ministro argelino de Energía, Mohamed Arkab, presidente de la Conferencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), opinó que la epidemia de coronavirus será menos virulenta que otras similares y que su impacto sobre las perspectivas de la demanda mundial de petróleo será baja,

En un comunicado el ministro recalcó que el cartel sigue de cerca la evolución de los mercados petroleros y la evolución de la epidemia y que «los primeros indicios parecen indicar que será menos virulenta que la del síndrome respiratorio aguda grave (SARS) de 2003».