El crecimiento ecónomico y la bajada del paro no serán en 2019 tan optimistas como había previsto el Gobierno

0
4

HÉCTOR M. GARRIDO

  • El PIB crecerá un 2,2%, una décima menos de lo augurado, y el paro bajará al 14%, dos décimas más.
  • La ministra Calviño defiende que se debe al mayor ajuste fiscal al que le obliga la senda de déficit del PP.
  • Poco después, la Autoridad Fiscal ha avalado el cumplimiento de los números del Gobierno.
  • DIRECTO: El Gobierno presenta unos PGE con anuncios fiscales y guiños a Cataluña.

El Gobierno ha actualizado este viernes el cuadro macroeconómico que guiará las políticas económicas en los próximos años. Unas predicciones que rebajan ligeramente el crecimiento esperado de la economía española y que alivian la senda de reducción de déficit y de deuda.

La desaceleración de la economía —que hasta el año pasado crecía por encima de tres puntos del PIB— se reflejará en 2019 en un retroceso del ritmo de crecimiento hasta el 2,2%, una décima menos de lo previsto en octubre y cuatro menos del avance del PIB esperado en 2018, según ha explicado la ministra de Economía Nadia Calviño en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en el que se han tramitado los Presupuestos Generales de 2019.

“La economía española sigue en una previsión de crecimiento sólido y superior a la zona euro”, ha argumentado la ministra. De hecho, adelanta que el crecimiento en el cuarto trimestre de 2018 ha sido “mejor” que los trimestres previos. “Entramos en 2019 con una dinámica muy positiva”, asegura.

Esa décima menos de crecimiento, defiende Calviño, se debe al “mayor ajuste fiscal de cinco décimas por tener que asumir el objetivo del anterior Gobierno que era del 1,3% y no del 1,8%” que había establecido el Gobierno socialista. Es decir, que no podrá contar con los 6.200 millones de mayor gasto que había previsto en sus cuentas.

El desglose de ese obejtivo de déficit por administraciones es del -0,9% del PIB para la Seguridad Social, un límite del -0,3% para la Administración Central, del -01,% para las comunidades autonómas y un equilibrio presupuestario para las entidades locales; unos ayuntamientos que, en todo caso, llevan varios años seindo el único subsector que enlaza superávits que ascienden al 0,6% del PIB.

Fuente: Plan Presupuestario del Gobierno

El Ejecutivo tuvo que renunciar a este último objetivo de desajuste presupuestario, menos exigente, después de que la mayoría del PP en el Senado rechazase la senda de déficit del Gobierno. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha añadido que esas cinco décimas lograrán arañarlas gracias a dos medidas: un recorte de partidas de inversión y el aumento de la base máxima de cotización a la Seguridad Social.

La deuda seguirá bajando a cuentagotas

También hay ligeras modificaciones en los augurios sobre el mercado laboral. El país, según las cifras del Gobierno, cerró el año pasado con una tasa de paro del 15,5% y lo hará el próximo ejercicio con una tasa del 14%, dos décimas más de lo esperado en su anterior prevision. Ese punto y medio de diferencia supone que a lo largo de este año entrante se crearán 800.000 nuevos empleos. “La tendencia del mercado laboral es muy positiva”, ha presumido Calviño.

Las finanzas públicas, sin embargo, siguen siendo deficitarias. Que el país siga gastando más de lo que ingresa, implica que el volumen de deuda pública también aumenta. Pero como el crecimiento económico es superior, el porcentaje de deuda respecto al PIB sí bajará ligeramente. La ministra de Economía calcula que ese porcentaje cerró el año pasado en un 96,9% del PIB y este año 2019 lo hará en un 95,4%.

“Se dobla así el ritmo de reducción de deuda respecto a los años anteriores”, dice Calviño. Sin embargo el endeudamiento continuará disparado por encima del billón de euros. O lo que es lo mismo, el país encarará un año más unos compromisos de pago a sus acreedores por valor de la práctica totalidad del valor de la riqueza que genera en un año. Un problema que subrayan todos los organismos internacionales, desde la Comisión Europea hasta el FMI, en la economía española.

Poco después, la AIReF —el organismo fiscal que audita las cuentas de las administraciones públicas— ha avalado el cumplimiento de los números elaborados por el Gobierno. “Es prudente en su conjunto”, expresa la Autoridad Fiscal. “Es razonable la composición del crecimiento, sustentada en una contribución de la demanda interna similar a la de los dos años precedentes, pero ahora con una contribución ligeramente negativa del sector exterior”.

“Quiero dejar claros tres mensajes fundamentales“, ha zanjado Calviño. “Esta Gobierno tienen un compromiso con la disciplina presupuestaria, pero también con un crecimiento mas justo y sostenible. Además es muy importante que se aprueben estos Presupuestos para dar claridad y certidumbre a los mercados financieros internacionales. Y por último, subrayo que estas cuentas incorporan un esfuerzo muy importante en las políticas sociales para reducir la desigualdad”.