El FMI avisa de que vincular las pensiones solo al IPC puede hacer peligrar el sistema

0
4

EFE

  • Los partidos acuerdan actualizar la pensión con el IPC.
  • ¿Qué significa eso de “IPC real” con el que se revalorizarán las pensiones?

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha alertado este miércoles de que los incrementos pronunciados del salario mínimo interprofesional (SMI) ponen en peligro las oportunidades de empleo de los menos cualificados y de los jóvenes, y ha considerado “crucial” mantener las reformas laborales acometidas en España.

En la declaración final de la misión que ha llevado a cabo la revisión anual de la economía española, el FMI señala en particular la importancia de mantener la prevalencia del convenio colectivo de empresa sobre los sectoriales.

En su opinión, la flexibilidad salarial introducida con las reformas del mercado de trabajo “ha sustentado la recuperación económica de España, con abundante creación de empleo, y la recuperación de la competitividad”. El FMI considera que los futuros incrementos de los salarios deberían alinearse con el crecimiento de la productividad, si bien asegura que “son bienvenidas” las directrices sobre aumentos salariales acordadas en julio por patronal y sindicatos.

Para impulsar la productividad ve necesario abordar la “arraigada dualidad” del mercado laboral aumentando el atractivo de los contratos indefinidos, ya que cree que “los importantes esfuerzos en curso para atajar el abuso de los contratos temporales no bastarán por sí solos”. Asimismo, asegura que “merece la pena considerar políticas públicas que ofrezcan incentivos para que las personas se desplacen a otras comunidades autónomas a fin de encontrar empleo”, como subvenciones al coste del transporte o ayudas para la vivienda temporales.

También aboga por mejorar la formación profesional y la permanente, y por reducir las tasas de abandono escolar. Sobre la productividad, el FMI incide en que existe una brecha especialmente acusada en el caso de las pequeñas empresas y las microempresas, que también está muy marcada entre comunidades autónomas.

En materia de pensiones hace hincapié en que son necesarias medidas estructurales que garanticen una correspondencia plena entre el aumento del gasto previsto y los ingresos, porque de lo contrario “no podrá evitarse una futura reducción de las pensiones, aunque sea moderada”. Afirma que las reformas de 2011 y 2013 respondieron con medidas apropiadas a las presiones financieras sobre el sistema de pensiones, pero que la reducción esperada en las prestaciones futuras “ha puesto en tela de juicio la aceptabilidad social de las reformas”.

Para mejorar las perspectivas de crecimiento a medio plazo, el FMI aconseja también reducir la fragmentación regulatoria entre los tres niveles de las administraciones públicas, mejorar el acceso a los mercados y la competencia -en particular en el caso servicios profesionales-, y reducir las barreras al crecimiento empresarial.

Del sistema financiero destaca que su salud sigue mejorando, pero que hay que mantener la vigilancia del riesgo sistémico, y reclama mayores herramientas macroprudenciales para que el Banco de España pueda alertar de una excesiva acumulación de riesgos, sobre todo los relativos al volumen de crédito y a los niveles de deuda de los prestatarios respecto a su renta.