El Gobierno no descarta subir "impuestos generales" para sufragar las pensiones

0
13

HÉCTOR M. GARRIDO

  • “Hay que completar los ingresos con impuestos del estado… lo tendremos que ver, sentarnos y dialogar”, dice Valerio.
  • El Gobierno solo derogará aspectos concretos de la reforma laboral con acuerdos puntuales en el Congreso.
  • La ministra Valerio desliza que existe un acuerdo para subir el sueldo mínimo en convenio a 14.000 euros.

El mantenimiento del sistema de pensiones públicas ha sido uno de los puntos estrella de la reunión que han mantenido este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, con los representantes de los trabajadores y de los empresarios.

Los sindicatos y el Gobierno han coincidido en su análisis: el sistema tiene un “problema de ingresos”. Los gastos crecientes en la factura de las pensiones no se soportan con las cotizaciones del sistema. La demografía tiene parte de la culpa pero también, según ha explicado tras la reunión el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, que “algunos costes del organismo no tienen relación directa con las cotizaciones así como la existencia de bonificaciones y tarifas planas de autónomos”.

Los socialistas presentaron hace unos meses varias propuestas para conseguir más ingresos, como un impuesto a la banca, una tasa a las transacciones financieras y mejorar los sueldos para que ofrezcan mayores cotizaciones. Tres ideas que ha mantenido la ministra Valerio en la reunión. Pero añadió algo más en la rueda de prensa posterior. “Hay que completar los ingresos con impuestos del estado, con imposición general... lo tendremos que ver, sentarnos y dialogar”, dijo.

Y no añadió más detalles. No dijo si esta subida de impuestos generales afectaría a las rentas del trabajo (IRPF), al consumo (IVA), a los beneficios (IS) o incluso a la imposición medioambiental que Bruselas siempre reprocha a España que es demasiado baja. Lo que sí es cierto es que el sistema tiene una agujero presupuestario de 16.000 millones anuales y que en julio deberá tirarse del préstamos de 15.000 millones que pidió el anterior Gobierno para la extra de verano y no agotar así la hucha.

De momento, la ministra se ha congratulado de que exista un “principio de acuerdo” en el Pacto de Toledo para subir las pensiones de acuerdo con el IPC en épocas de crecimiento y de que exista “unanimidad” en que debe mantenerse el poder adquisitivo de las pensiones. “Quedan flecos como la introducción de criterios como el crecimiento del PIB o de los salarios para la actualización de las prestaciones… pero lo que era insostenibles era mantenerlas cuasi congeladas al 0,25%”.