El gris es el nuevo rubio, aumenta la mota del Silver Trend

    0
    4

    INÉS LÓPEZ

    • El rubio pasa de moda para dar paso a los blancos, grises y plateados.
    • La decoloración en cabellos oscuros para alcanzar tonos blancos y grises puede ser muy perjudicial.

    Blanco, plata, humo o gris, da igual que tonalidad uses pero lo que está claro es que la tendencia del grey hair continúa en auge en lo que a coloración de cabello se refiere.

    Mientras que antes todas querían un rubio que se mezclase con el dorado de los rayos de sol, ahora la tendencia se pasa a las canas. Los cabellos blancos y grises cada vez se ven más, tanto en gente joven como entre los más mayores (aunque estos no tienen que buscarse las mañas para cambiar su color de pelo, van al natural).

    Sin embargo, volver un cabello oscuro a un gris platino o un blanco nuclear no es nada sencillo. Antes de utilizar un matizador o tinte para el pelo hay que pasar por la decoloración. Este es un tratamiento habitual en el que se escama la parte externa del cabello (cutícula) y donde la sustancia decolorante llega al interior del mismo y actúa sobre los prigmentos naturales, aclarándolos.

    Este proceso es sencillo si tienes el cabello claro, pero si lo tienes negro o castaño muy oscuro, quizás necesites varias decoloraciones para volver tu pelo lo suficientemente claro como para poder teñirte de alguno de los colores de moda.

    Los peligros

    La decoloración puede provocar caída de cabello debido a esa penetración en el interior del cuero cabelludo que realiza el producto que se aplica. Somete al pelo a una continua pérdida de humedad, dejándolo seco, quebradizo y exponiéndolo a una pérdida progresiva.

    Los tintes permanentes y el agua oxigenada (necesaria en el proceso de decoloración) maltratan el pelo mucho y de forma fácil, así cmo el uso de secadores, planchas u otras herramientas que utilizan calor.

    Cuantas más veces te sometas a una decoloración, más secuelas tendrás. Según el cambio que desees los riesgos pueden disminuir o incrementarse. La falta de brilo y las puntas abiertas pueden ser solo algunos inconvenientes que podrían aparecer.

    Una forma de proteger tu cabello ante una decoloración es la hidratación. Es lo primero que se pierde durante el proceso, por eso es importante después utilizar mascarillas o ampolas para que los daños no sean tan agresivos.

    Lo más rápido y radical para sanear el pelo es un buen tijeretazo. Para prevenir secuelas, cortar el cabello antes de la decoloración ayuda a que el daño no se extienda tan facilmente, ya que las puntas no están abiertas. Una vez realizado el tratamiento, también es bueno ir cortándolo de vez en cuando para mantener las puntas cerradas.