El ministro ruso de Exteriores culpa a los hooligans "de otros países" por provocar a los rusos

    0
    124

    R. D.

    • Serguéi Lavrov condena a los hinchas rusos violentos, pero asegura que hubo provocación.
    • Cita como ejemplo imágenes de televisión en la que se pisotea una bandera de Rusia.
    • «Ignorar a esos provocadores también es inaceptable», asegura el titular de la diplomacia rusa.

    El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, tachó este miércoles de inaceptables las circunstancias en las que la policía francesa detuvo el martes un autobús en el que viajaban más de 40 aficionados rusos sin avisar a las autoridades consulares de ese país.

    «Es un hecho que los franceses faltaron a la Convención de Viena (sobre las relaciones diplomáticas). Hubo un incidente absolutamente inaceptable cuando se detuvo un autobús con más de 40 aficionados rusos. Las autoridades francesas debieron informar de esto en el momento de la detención a nuestra embajada o al consulado en Marsella. No lo hicieron», denunció Lavrov.

    El titular de la diplomacia rusa aseguró que cuando los hinchas rusos se negaron a bajar del autocar, «los franceses ya estaban listos para llamar a las fuerzas especiales y asaltar el autobús».

    Los representantes consulares rusos que llegaron al lugar pudieron rebajar la tensión, pero la policía francesa detuvo a todos los ocupantes del autobús para investigar su posible implicación en los altercados en el puerto de Marsella, donde hinchas rusos e ingleses protagonizaron una batalla campal el pasado sábado.

    Lavrov, en cualquier caso, calificó de inaceptable el comportamiento de los hinchas violentos rusos, que se pelearon antes, durante y después del partido que enfrentó a Rusia e Inglaterra.

    «Es inaceptable el comportamiento de algunos de nuestros ciudadanos, que entraron al campo con bengalas y petardos, que están categóricamente prohibidos», señaló el ministro ruso, que al mismo tiempo denunció «actitudes provocadoras por parte de los aficionados de otros países».

    Citó como ejemplo imágenes de televisión en las que se ha visto «como pisotean la bandera rusa, gritan insultos contra dirigentes y deportistas rusos».

    «Está claro que en ningún caso es motivo para la pelea. Pero ignorar a esos provocadores, que tratan de crear una situación de crisis, también es inaceptable», agregó Lavrov.

    Sobre los incidentes provocados por los ultras rusos también se manifestó Igor Lebedev, miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Rusa de Fútbol, para defender su actitud. «Están defendiendo el honor de su país», dijo Lebedev en las redes sociales.