El Pacto por Barcelona se firma sin el apoyo de entidades claves de la ciudad

    0
    54

    El Pacto por Barcelona, que busca la reconstrucción social y económica de la ciudad postCovid, se ha firmado este martes por la tarde en el Ayuntamiento de la ciudad con el apoyo de todos los grupos municipales y de alrededor de 200 entidades de la capital catalana.

    Sin embargo, no ha contado con el respaldo de más de una quincena de organizaciones vecinales, sociales y ecologistas –entre ellas, algunas de las principales, como la Federació d’Associació de Veïns de Barcelona (FAVB), Ecologistes en Acció o la Plataforma d’Afectats per la Hipoteca (PAH)–, ni con el de la patronal Foment del Treball, que solo unas horas antes de la firma anunciaba que se desvinculaba del acuerdo.

    La patronal ha acusado a la alcaldesa, Ada Colau, de «negar el diálogo» y ha cargado contra las medidas de movilidad previstas, pues considera que perjudican al comercio, así como a los sectores del turismo, transporte, restauración y logística.

    Por su parte, las entidades vecinales, ecologistas y sociales han criticado que «el documento final no ha recogido gran parte» de sus propuestas y «vuelve a ser un pacto vacío, sin concreción y que no plantea los cambios estructurales prioritarios que necesita abordar la ciudad».

    Colau, por su parte, ha reconocido que la voluntad de buscar «consenso» ha llevado a «expresar algunos contenidos de forma genérica», pero ha dicho que la «voluntad es seguir trabajando para obtener más concreción». «No es un punto de llegada, sino de partida», ha afirmado sobre el pacto, sin presupuesto ni calendario.

    Se trata de un acuerdo con 10 objetivos principales, entre los que está mejorar el tejido productivo y comercial, acelerar la transformación digital de la ciudad, reforzar los servicios sociales, convertir la vivienda en una respuesta a la crisis y fortalecer el sistema sanitario y biomédico.

    También se pretende avanzar hacia un modelo urbano más basado en la proximidad, mejorar el sistema educativo, promover el acceso a la cultura y el turismo de calidad y consolidar el rol de Barcelona en el contexto internacional.

    El líder del PSC, Jaume Collboni, ha defendido que el pacto es un «inicio». El presidente de ERC, Ernest Maragall, ha destacado que el acuerdo «expresa un compromiso que mañana será exigencia» y el de Barcelona pel Canvi, Manuel Valls, que «no es solo una declaración de intenciones, sino una hoja de ruta».

    Por su parte, Elsa Artadi, líder de JxCat, ha criticado que era «momento de concretar aunque no hubiera gustado a todo el mundo». mientras que el líder del PP, Josep Bou, ha subrayado que «lo prioritario» del acuerdo debe ser «la defensa del tejido económico». María Luz Guilarte, presidenta de Cs, ha afirmado: «Lo que tenemos que hacer es dotar este pacto de contenido».

    El secretario general de UGT Catalunya, Camil Ros, ha pedido «encontrar un equilibrio entre las medidas sanitarias y económicas», y el de CCOO de Catalunya, Javier Pacheco, «una ciudad donde el trabajo sea el centro».

    Por su parte, el presidente de Pimec Comerç, Àlex Goñi, ha reclamado que se escuche al comercio, la hostelería y el turismo, «en una precariedad absoluta», y la de la Taula d’Entitats del Tercer Sector, Francina Alsina, ha destacado el «papel esencial» de estas organizaciones en la gestión de la crisis.