El padre de Obi Mikel fue secuestrado en pleno Mundial: “Si hablas, le matamos”

0
3

Sportyou

  • Fue liberado este lunes y se recupera en un hospital.
  • El jugador lo supo por una llamada antes del Nigeria-Argentina y no avisó al grupo.
  • Todos los enfrentamientos y cuadro final del Mundial | Todos los resultados.

Una semana atrás, el martes 26 de junio, John Obi Mikel recibió una inesperada llamada cuando estaba en al autobús camino del Krestovsky Stadium de San Petersburgo, donde su selección, Nigeria, se enfrentaba a Argentina en el último partido de la fase de grupos del Mundial de Rusia 2018.

“Me dijeron que matarían en el acto a mi padre si informaba a las autoridades o se lo contaba a alguien”, cuenta ahora el centrocampista en el diario británico ‘The Guardian’. No es la primera vez que le sucede, pues su padre ya había sufrido un secuestro en 2011.

Obi Mikel obedeció las órdenes del secuestrador y no dijo nada al resto de la expedición: “No quería que mi problema fuera una distracción antes de un partido tan importante para el seleccionador, Gernot Rohr, o el resto de los jugadores de la selección, por eso no lo conté. Sólo un círculo muy reducido de amigos lo sabía”.

Pese a recibir tal impacto, Obi Mikel decidió jugar el partido, en el que Nigeria se jugaba pasar a octavos de final o caer eliminada (cosa que al final sucedió, tras perder 2-1). “Tuve que suprimir el trauma. Estaba emocionalmente angustiado, confundido. No sabía qué hacer, no podía dejar tirados a 180 millones de nigerianos. Tenía que apartarlo de mi cabeza y representar primero a mi país. Jugué mientras mi padre estaba en manos de bandidos”.

Tras varios días de sufrimiento, la angustia concluyó seis días después con la liberación de su padre, este lunes. “Agradezco a las autoridades policiales su esfuerzo por el rescate y el apoyo recibido de amigos y familiares. Desafortunadamente, mi padre ahora está en el hospital recibiendo tratamiento de emergencia como resultado de la tortura que recibió”.