El papa invita a los jóvenes a “soñar en grande” con valentía y a dar ejemplo

    0
    13



    ROMA. El papa Francisco afirmó hoy que la Iglesia necesita “el impulso y la intuición” de los jóvenes, a quienes instó a soñar y dar ejemplo en el mundo, durante un encuentro con miles de chicos y chicas de toda Italia reunidos en el Circo Máximo de Roma.

    “La Iglesia necesita vuestro impulso, vuestras intuiciones y vuestra fe. Y cuando lleguéis adonde nosotros aún no lo hemos hecho, tened paciencia para esperarnos”, solicitó el pontífice ante los 50.000 jóvenes que le escuchaban desde la explanada romana.

    El papa les instó a “no conformarse con el paso prudente de quien se sitúa en última fila”, sino a demostrar “la valentía” para hacer una humanidad “más fraterna”.

    Los muchachos han peregrinado hasta Roma para escuchar al papa, en un evento organizado por la Conferencia Episcopal Italiana para preparar el XV Sínodo Ordinario de los obispos, que se desarrollará en octubre para abordar temas relativos a la juventud.

    Fue un acto de ambiente festivo que comenzó con el pontífice recorriendo en papamóvil el lugar mientras saludaba a los miles de jóvenes concentrados y sentados sobre sus macutos, a la caída del sol tras una jornada de intenso calor en la capital italiana.

    El pontífice respondió a las preguntas de cuatro jóvenes, quienes le plantearon sus dudas por su futuro profesional, sus ambiciones o su deseo de seguir sus vocaciones.

    Uno de ellos cuestionó el modo en que la Iglesia puede presentarse como creíble tras sus “frecuentes escándalos”.

    El verdadero escándalo, señaló el pontífice, es una Iglesia que “no da ejemplo, cerrada, que no sale de sí misma”, por lo que instó a dar ejemplo, “ir hacia los demás, más allá de las fronteras que dan seguridad”.

    En este sentido alertó del clericalismo, el modo de vivir clerical que afecta también a los fieles y que, según denunció, “es una perversión” de la propia Iglesia: “La Iglesia, sin ejemplo, es solo humo”, zanjó.

    Otros dos jóvenes preguntaron sobre sus futuros profesionales y el papa les animó a “soñar en grande”, con valentía e involucrando a las personas que les rodean.

    Pero les pidió rechazar “las pastillas que hacen soñar”, pues esas “arruinan la vida”, y les advirtió sobre los sueños “de la comodidad y del bienestar”, que en su opinión “adormecen a la juventud y hace que se quede en el sofá”.

    “Un joven que no sabe soñar, es un joven anestesiado. No podrá comprender la vida, la fuerza de la vida. Los sueños te despiertan. Es el trabajo que tendréis que hacer. Transformar los sueños de hoy en la realidad del futuro. Y hace falta coraje”, subrayó.

    Una joven le preguntó, emocionada, por qué la sociedad prima la carrera profesional a la formación de una familia y el papa señaló que “no se debe” retrasar el amor por otros intereses.

    “Arriesgad en el amor, pero en el verdadero, no en el entusiasmo maquillado de amor. El amor es fiel, si hay infidelidad, es un amor enfermo o pequeño, que no crece”, manifestó.

    Entre la multitud que escuchaban sus palabras pudieron verse algunas banderas de Panamá, pues muchos de los jóvenes panameños ya se preparan para la Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar el próximo enero en ese país.

    Uno de los jóvenes que atendió a las palabras del papa fue Daniele Sterpetto, de L’Aquila (centro de Italia) y que, según relató a Efe, llegó a Roma tras cuatro días caminando bajo el sol junto a otros amigos con el deseo de asistir a este “gran evento”.

    Desde más lejos, de la ciudad piamontesa de Alessandria (norte), llegaron Alberto Esposito y otros veinte amigos, que han caminado desde el pasado lunes y, afirma, “ha valido la pena”.

    Y desde la sureña Calabria vino Martina Fazzio, quien confesó su emoción por ser esta la primera vez que veía al papa, al que siente “muy cerca” de la juventud. EFE



    Source link