El Staples Center estalla tras el peor primer cuarto de la historia de Los Angeles Lakers

0
3

SPORTYOU

  • Serge Ibaka lideró a Toronto Raptors en la victoria por 107-121 a unos Lakers que no levantan cabeza.
  • En el primer cuarto, el equipo de LeBron James se fue con 25 puntos de desventaja, el peor registro de la historia de la franquicia.

La llegada de LeBron James no se ha traducido en grandes actuaciones para Los Ángeles Lakers. El ‘Rey’ vio cómo el público del Staples Center se les echaba encima nada más acabar el primer cuarto del partido contra Toronto Raptors, que acabó con una estadística que habla muy mal de su defensa y muy bien del ataque del equipo afincado en Canadá: 38-69.

El equipo angelino nunca había visto tal diferencia en el primer parcial de un partido. Desde la temporada 54-55, cuando se usa el actual sistema de medición de tiempo, los Lakers no habían caído por tantos puntos en un primer cuarto, 25 puntos. De hecho, esta temporada no habían estado nunca por debajo de 20.

Y podía haber sido peor. Con un Serge Ibaka en modo MVP, Toronto Raptors llegó a ponerse 31 puntos arriba instantes antes de que acabara el primer cuarto, con 20 puntos consecutivos y un 8 de 8 en tiros de dos del hispanocongoleño. El estado de gracia de Ibaka es total, y acabó la noche con su mejor anotación desde que llegó a la NBA: 34 puntos, con 10 rebotes de extra. Sin Kawhi Leonard, con molestias físicas, pero con Kyle Lowry en estado de gracia (21 puntos, 15 asistencias), arrasaron a los Lakers.

Al otro lado estaba un LeBron James totalmente superado. La estrella angelina se quedó en 18 puntos y 6 asistencias en el tiempo que estuvo en pista (no jugó el último cuarto), y profundamente frustrado al ver el final del partido. El desacierto en el perímetro destrozó las opciones del conjunto de Luke Walton, cuya decisión de dejar al ‘King’ en el banco en el último cuarto tampoco fue bien recibida por el respetable.

Kuza, con 24 puntos, e Ingran, con 16, salvaron los muebles del equipo local en la recta final del encuentro, lo que permitió que los aficionados de la franquicia dorada no se fueran tan enfadados como empezaron.