El supertifón Hagibis pone en peligro el Mundial de rugby y el GP de Japón de Fórmula 1

0
28

SPORTYOU

  • El paso de esta potente tormenta con vientos de más de 240 km/h ha puesto en alerta a las autoridades asiáticas.

Esta época es la de huracanes y tifones en la zona del este asiático, por lo que la presencia de un tifón es, hasta cierto punto, previsible. Sin embargo, la violencia y fuerza que ha tomado uno que está pasando por Japón ha hecho saltar las alarmas por dos grandes acontecimientos deportivos que se van a disputar este fin de semana.

El supertifón Hagibis está considerado como «la tormenta más fuerte en la Tierra hasta el momento» por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA). Catalogado de máxima categoría (5), está dirigiéndose ahora mismo hacia Japón con vientos de más de 240 km/h, justo en la zona en la que se van a disputar partidos del Mundial de rugby.

En concreto hay cuatro que están en peligro: el Irlanda-Samoa, que se disputará en Fukuoka; el Gales-Uruguay, en Kunamoto; el Francia-Inglaterra, en Yokohama, y el Japón-Escocia, en Tokio. Los dos primeros están al sudoeste y los dos últimos al sudeste: en función de la dirección que tome Hagibis se podrían suspender los primeros o los segundos.

Pendientes de su situación están especialmente en Escocia, ya que si se suspende el Irlanda-Samoa (no se repite, se da un empate como resultado), el XV del cardo aún tendría opciones en el Grupo A, pero si se suspende el Japón-Escocia, quedarían eliminados.

Cerca de Tokio, en Suzuka, está previsto para este fin de semana el Gran Premio de Japón de Fórmula 1, en Suzuka. Igualmente pendientes están todos los equipos, que ya han visto en otras ocasiones cómo la lluvia altera el orden y plan previsto. De hecho, en 2018 Trami causó un retraso del lubricante para McLaren y Renault.

Los organizadores están seriamente preocupados por una posible suspensión de la clasificación del sábado, además de los terceros libres, lo que obligaría a moverla para antes de la carrera el domingo. Las últimas previsiones apuntan a que Hagibis tocará tierra el mismo sábado.