El TSJC juzga desde este martes a la anterior Mesa del Parlament por presunta desobediencia

    0
    41

    La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) juzgará a partir de este martes a los miembros de la anterior Mesa del Parlament por un presunto delito de desobediencia, al supuestamente desoír las prohibiciones del Tribunal Constitucional (TC) y tramitar resoluciones relacionadas con el proceso independentista.

    Los exmiembros de la Mesa Anna Simó (ERC), Ramona Barrufet, Lluís Corominas y Lluís Guinó (JxSí), y la exdiputada de la CUP Mireia Boya se enfrentan a una petición de pena de un año y ocho meses de inhabilitación, y la Fiscalía también reclama en el escrito de acusación una multa de 30.000 euros para cada uno.

    Según el escrito de acusación del Ministerio Público, desde la anterior Mesa del Parlament se permitió la tramitación y facilitar la aprobación «de resoluciones, leyes y normas jurídicas abiertamente inconstitucionales, a modo de cobertura normativa del nuevo Estado que sustituyera a la legalidad democrática vigente».

    El Parlament ha organizado una concentración de apoyo a los procesados al inicio del juicio, que encabezará el presidente de la Cámara, Roger Torrent, en el Arc de Triomf, junto al Palacio de Justicia, y también acudirán varios representantes de JxCat, ERC y la CUP.

    El juicio se hará en sesiones de mañana y tarde, empezando a las 10.00 y las 16.00 horas, el martes, el miércoles y el viernes. La mañana de este martes declararán los cinco acusados y a partir de la tarde empezarán los testigos, con una decena en total previstos en este juicio.

    Los testigos del martes serán el exletrado mayor del Parlament Antonio Bayona, el secretario general de la Cámara, Xavier Muro; el exsecretario general Pere Sol y el expresidente del Parlament Ernest Benach.

    El miércoles acudirán la letrada Mercè Arderiu, y los miembros de la CUP Carles Riera, Eulàlia Reguant, Albert Botran y Gabriela Serra. También declararán como testigos el miércoles el exdiputado de CatSíQueEsPot Albano Dante Fachín, el diputado de ERC en el Parlament Ferran Civit y el diputado de Demòcrates Antoni Castellà.

    El juicio estaba previsto para el 23 de abril y se aplazó por tercera vez por las restricciones durante el estado de alarma por la pandemia de coronavirus.

    Inicialmente estaba señalado para octubre, se suspendió por cuestiones de agenda de los abogados y en noviembre se suspendió otra vez después de que uno de los exmiembros de la Mesa procesados, Joan Josep Nuet -que estuvo en el cargo en su etapa como miembro de SíQueEsPot-, fue elegido diputado de ERC en el Congreso en las últimas elecciones generales, por lo que pasó a ser aforado al Tribunal Supremo (TS) y será juzgado por el alto tribunal.

    Ante las nuevas medidas de contención del coronavirus en Barcelona, el viernes la Sala preguntó a las partes si se mantenía el juicio esta semana, y el sábado resolvió hacerlo restringiendo «aún más el acceso a la sala de vistas» para garantizar la distancia entre personas.