Eloy Jiménez solo descansó 20 días y ya prepara temporada 2020 para “palear”

    0
    16



    En 2013, con 16 años y antes de uniformarse como profesional ya tenía US$2.7 millones garantizados de los Cubs y con 22 abriles, en marzo pasado, sin haber tomado un turno en las Grandes Ligas, rubricó una histórica extensión con los White Sox que le endosará US$43 millones hasta 2024.

    Y pueden llegar hasta los US$75,000,000 hasta 2026, un pacto sin precedentes solo emulado a acordados por adultos japoneses y cubanos.

    La primera temporada de Eloy Jiménez se limitó a 122 partidos por molestias en el tobillo derecho, corva, codo y cintura, pero esos 468 turnos fueron suficiente para confirmar lo que pronosticaban hasta las estadísticas de última generación.

    El corpulento jardinero (6’4 y 205 libras) despachó 31 vuelacercas, remolcó 79 vueltas con una línea ofensiva de .267/.315/.513 en promedio de bateo, embasarse y extrabases mientras lograba un wRC+ de 116, es decir, contribuyó un 16% más que el jugador promedio de la liga y terminó con 1.9 victorias sobre jugador reemplazo (fWAR).

    Para encontrar el otro dominicano que superó la treintena de vuelacercas en su primer año hay que irse a 2001 cuando Albert Pujols terminó con 37 para los Cardenales.

    Un poder en el madero que lo inscribe como candidato para renovar una de las mayores promociones de jonroneros dominicanos con los días contados, como el caso de Edwin Encarnación, Nelson Cruz y José Bautista.

    Pero entre el fichaje que ganó titulares al ser el más alto de su clase y ese estreno deslumbrante “hubo sus claveles”, como aclara su padre, Luis, compañero inseparable en la travesía.

    Jiménez vio cómo jugadores de esa zafra 2013 como Rafael Devers, Gleyber Torres, Yoan Moncada y Víctor Robles se establecieron primero en la Gran Carpa y otros como Juan Soto, Fernando Tatis III y Vladimir Guerrero Jr., (firmados en 2015) dispararon sus bonos antes que él.

    “Casi todo me sorprendió, la tecnología de Grandes Ligas, los pitcheos de Grandes Ligas, hasta los mismos pitchers son muy diferentes a liga menor”, dijo Jiménez a DL, tras finalizar una jornada de trabajo en la playa de San Soucí.

    Jiménez solo descansó 20 días, en la actualidad se entrena en arena para fortalecer las piernas, hace gimnasio para robustecer unos hombros fatigados tras jugar la cifra récord de partidos en un año y toma prácticas de bateo bajo la supervisión del entrenador que lo formó en su etapa de prospecto, Amaury Nina.

    Junto a Jiménez se entrena una jornada matutina-vestertina Arístides Aquino, otro producto de Nina, que se ha estrenado en la MLB con 20 jonrones en solo 56 partidos.

    “Creo que hasta el mismo próximo año podemos competir”, adelante sobre unos Medias Blancas repletos de talentos con joyas como los cubanos Moncado, Luis Roberts y el estadounidense Lucas Giolito.

    Steamer proyecta que en 2020 subirá su producción jonronera a 34 y de remolcadas a 94 con mejoras en sus porcentajes ofensivos.

    La posibilidad de jugar con los Gigantes del Cibao, como había dicho hace unos días, ahora está en el aire. “Vamos a ver, vamos a dejarlo en duda”, dice el jardinero izquierdo, que identifica al cubano José Abreu como su tutor en Chicago.

    Los grandes contratos vienen acompañados de presión de igual dimensión, elevadas expectativas, lupas que rastrean el mínimo movimiento y críticas implacables.

    Los Jiménez ya están acostumbrados a lidiar con ello sin que estas letras pequeñas los distraigan.

    Si bien este ex delantero, que salía del banco en el baloncesto superior con el club San Carlos en la década de 1990, conoce la experiencia de jugar con estadio lleno, ver a su hijo ser aclamado por una multitud en una ciudad tan importante como Chicago despierta un ¡wao! prolongado.

    “Si te digo que no (se le han salido las lágrimas por el éxito de su hijo) te hablo mentira. Sí, pero también hay momentos amargos que uno tiene que tragárselo, no todo es color de rosa, hay veces que hay claveles que la gente no se entera de eso, pero na, p’alante”, dijo Jiménez padre.



    Source link