En cuatro años el 90% de los hombres violentos abandonó su tratamiento

    0
    62

    29/08/2016 15:14:00
    El dispositivo que ofrece el Sernam en todas las regiones de Chile, ha recibido desde 2011 hasta el año pasado a más de 5 mil usuarios. De ese total, sólo han finalizado con éxito 495. Este 2016, van 665 inscritos. Pueden llegar por voluntad propia o ser enviados por órdenes judiciales.


    Entre 2011 y 2015, 5.317 hombres han seguido un tratamiento en el programa impartido por el Sernam, “Hombres que ejercen violencia de parejas” (Hepva). De ese total, sólo han egresado de la terapia 495; cifra que se traduce en que sólo el 10% de los que ingresan, consiguen terminarlo y el 90% restante deserta.

    Lee también:
    Centro que trabaja con hombres que violentan a sus mujeres tiene lista de espera.

    Lee también: Radiografía a la violencia contra la mujer: la Región de Aysén fue la que peor las trató en 2015

    Rubén Arenas, el encargado nacional del programa desde que se creó en 2011, señaló que éste nació para reeducar a los hombres que ejercen violencia. Ellos pueden ingresar por voluntad propia o bien, ser enviados por un tribunal. En este 2016, ya van 665 inscritos.

    El profesional explicó a La Segunda que las sesiones duran un periodo entre nueve meses a un año y para egresar, se requiere completar una serie de etapas. Incluso para quienes consiguen terminar el proceso, las redes de monitoreo por parte del Hepva continúan, hacen seguimiento a los hombres y también a sus parejas.

    “Existen pocos soportes sociales para ellos. A algunos les complica el traslado a los centros, otros consiguen trabajo o se ponen a estudiar y lo abandonan”, comentó Arenas, quien puntualiza que las desercines se producen en las primeras cinco sesiones.

    En el Hepva no se habla de hombres agresores, sino de “hombres que ejercen violencia”. Asimismo, tampoco se usa el conceto rehabilitación, sino “reeducación”.

    En el fondo, el principal objetivo de estos programas que se replican en las quince regiones de Chile (hay un centro por región), es que los hombres aprendan nuevas conductas, las que son difíciles de abatir por la cultura machista en la que todos los chilenos están insertos.

    “Hablamos de reeducar, porque los hombres que participan nunca han estado habilitados para construir una relación de pareja
    (…) nadie puede asegurar que estén completamente reeducados, porque eso no sólo es una tarea nuestra, sino de todos”, comentó Arenas.

    Coincidir en un tiempo de “reeducación” para estos hombres es complejo. De hecho los mismis especialistas discrepan en este punto. Sin embargo, todos concuerdan en un punto: “Si la terapia es obligatoria, entonces no es efectiva”.

    Para los casos de Hepva, los usuarios también acuden de manera voluntaria en muchos casos, a menos que sean enviados por ordenes de tribunal, lo que quiere decir que estuvieron implicados en algún caso de Violencia Intrafamiliar.

    De los 495 hombres que han terminado el programa, ninguno ha estado involucrado en femicidios frustrados o consumados.