'En el punto de mira' muestra la dura realidad de las residencias durante el confinamiento y culpa a las instituciones

    0
    46

    Este lunes, Cuatro emitió una nueva entrega de En el punto de mira, un formato presentado por Verónica Dulanto que hace reportajes de investigación sobre temas de actualidad. En este caso, el programa trató de analizar lo que había ocurrido con las residencias de ancianos españolas durante el confinamiento por el coronavirus.

    Entre muchos testimonios, uno de los más impactantes fue el de Ignacio Fernández Cid, presidente de la Federación Empresarial de Asistencia a la Dependencia. Este negó que las residencias estuvieran preparadas para tratar a los enfermos de Covid-19, y confirmó que hubo órdenes expresas de no derivar a los hospitales a algunos ancianos.

    Según desveló, las residencias habrían recibido protocolos de cumplimiento obligatorio firmados por instituciones públicas como el Ministerio de Sanidad o las Consejerías de las instituciones públicas. Los documentos recogían perfiles de personas que no debían ser derivadas a los hospitales en caso de ser contagiados por coronavirus.

    El perfil incluiría, según Fernández Cid, a personas con enfermedades cardiovasculares o cancerígenas. Además, el entrevistado defendió que habrían muerto muchos menos ciudadanos si se hubiesen derivado a los hospitales; y añadió que, desde las instituciones, se les dijo que no se podía medicalizar las residencias por un problema de falta de personal.

    Por ello, contó cómo, en alguna ocasión, desde las propias residencias se recomendó a los familiares que llevaran ellos mismos a los ancianos a urgencias ocultando el hecho de que viven en residencias, pues de no ser así podrían negarse a atenderles.

    El programa también contó la historia de Juani, una enfermera que asegura que fue despedida de la residencia en la que trabajaba tras manifestar, en una televisión local, la precarización e inseguridad de las empleadas durante la pandemia, teniendo que usar una misma mascarilla durante una semana y recurriendo a bolsas de basura a falta de EPIs (equipos de protección individual).