Entender la factura de la luz: ¿qué significa cada concepto del recibo?

0
10

DIEGO G. MORENO

  • El precio de la luz que sube y baja cada día supone el 35% de la factura total.
  • Este miércoles se ha marcado un nuevo máximo anual en el precio.
  • Bono social de electricidad: ¿cómo y dónde se puede solicitar?

Durante las últimas semanas, la subida del precio de la luz ha sido un tema recurrente en los medios. Si la semana pasada se rompía el récord anual, el pasado miércoles volvía a hacerlo con un precio de 75,39 euros el megavatio hora. Fuera de los tecnicismos y las complicaciones que genera el actual mercado de la electricidad, ¿de qué manera afecta esa tendencia al alza a nuestra factura de la luz?

Lo cierto es que la factura eléctrica que recibimos cada mes a nuestro domicilio sigue siendo un complicado jeroglífico para millones de usuarios españoles –ese precio, que sube y baja cada día, llamado PVPC, representa solo un 35% del recibo total–. Para intentar clarificar algunos conceptos, el Ministerio de Industria Energía y Turismo del anterior ejecutivo –dirigido entonces por José Manuel Soria–, definió un nuevo modelo de factura eléctrica a través de una resolución el 23 de mayo de 2014.

En este documento se especifican todas las características que se deben detallar, sin excepción, en el recibo de la luz, con independencia de la comercializadora con la que tengamos contratado el servicio, “incluidos los consumidores vulnerables a los que aplica el bono social, y a los consumidores sin derecho a acogerse al precio voluntario para el pequeño consumidor que transitoriamente carezcan de un contrato de suministro con una comercializadora en mercado libre”, según destaca el actual ministerio en la web www.controlastuenergia.gob, donde podemos ver el modelo de factura que se ubica en la imagen de este artículo.

El organismo también destaca que el objetivo de la nueva factura  sea “que el consumidor pueda realizar comparaciones entre distintas ofertas y posibilite el conocimiento sobre su coste de suministro, precios, tarifas y condiciones generales del acceso y uso de los servicios de electricidad”. Asimismo, las empresas eléctricas también están obligadas a indicar el origen de la electricidad consumida, así  como su impacto en el medio ambiente.

Mientras intentamos descifrar lo que dice nuestra factura de la luz,  el Gobierno sigue emplazando la toma de medidas a la comparecencia en el Congreso de los Diputados de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, el próximo 19 de septiembre.

Las claves de la factura de la luz

1. Datos de la empresa comercializadora. El usuario que reciba la factura tiene que identificar claramente la empresa que le suministra la luz a través de su logotipo, razón social, domicilio social y CIF.

2.Datos de la factura: Esta cifra tiene que contener el importe total del recibo, así como el número de identificación de la factura, el periodo en el que se ha registrado el consumo y la fecha del cargo en la cuenta bancaria.

3.Resumen de la factura: En este índice se quiere mostrar claramente qué porcentaje de la factura va a los diferentes impuestos y cargos que luego se explicarán de manera más detallada.

4.Datos del cliente: En esta parte viene indicado el nombre del usuario de la luz (o su razón social) y la dirección postal a la que se remite la factura.

5.Información del consumo eléctrico: Todo lo relacionado con el consumo de la luz que tiene repercusión en el precio final de la factura, así como la evolución del consumo regstrado a lo largo de año. Gracias a esta gráfica podemos ver en qué meses consumimos más electricidad para intentar reducir el gasto.

6.Datos del contrato: Este apartado es crucial para saber qué tipo de tarifa tenemos contratada con nuestra comercializadora. En este apartado tiene que aparecer el titular de la factura y su NIF, la dirección de suministro, el tipo de contrato y de contador, la potencia contratada, la fecha del fin del contrato, y la de emisión de la factura, teléfonos gratuitos de atención al cliente, así como de averías y urgencias o reclamaciones y la forma de pago y datos de domiciliación. Uno de los datos más raros es el código unificado de punto de suministro (CUPS), algo así como el DNI de cada suministro, es necesario saberlo a la hora de, por ejemplo, alquilar una vivienda.

7.Factura destino: Normalmente se representa con un gráfico circular en el que se desgrana el precio total de la factura en diferentes porcentajes, uno para el coste de producción de energía y el margen de comercialización, los costes regulados -incentivos a las energías renovables, cogeneración y residuos; el coste de redes de transporte y distribución así como otros costes regulados- y los impuestos (el impuesto sobre la electricidad del 5,11% y el IVA, fijado en 21%).

8.Factura detalle: Por último, podemos encontrar el detalle pormenorizado de todos los factores relacionados con el precio de la luz, desde la facturación por potencia contratada, por energía consumida, el impuesto de electricidad, el alquiler de los equipos de medida y control, así como, otra vez, el total del importe de la factura.