EFE

  • El caso surge de una denuncia de 13 hombres africanos y magrebíes.
  • La sentencia sienta jurisprudencia.
  • El Defensor del Pueblo lo considera “un progreso”.

Protestas en Francia

La Corte de Casación, la más alta instancia judicial francesa, ha determinado este miércoles que el control de identidad realizados por los policías de acuerdo con el color de la piel de un sujeto es “discriminatorio” y constituye “una grave falta”. La sentencia, que sienta jurisprudencia, no precisa la condena dictada contra el Estado.

El caso se remonta a una demanda presentada en 2013 por 13 hombres de origen africano o magrebíes que habían denunciado controles policiales injustificados, que muchas veces seguían a registros, insultos e incluso agresiones. El abogado Félix de Belloy, representante de los demandantes, se felicitó por el resultado y dijo que la sentencia regula por fin los controles de identidad después de varios decenios de vacío legal.

El Defensor del Pueblo francés, Jacques Toubon, también celebró la decisión, que consideró “un progreso” para la garantía de los derechos de los ciudadanos.