Fundaciones empresariales, un sector al alza y cada vez más conocido en España

0
3

P. S.

  • En el país hay 8.866 fundaciones empresariales que emplean a 240.000 trabajadores y dedican más de 8.000 millones de euros a proyectos de interes social.

El sector de las fundaciones empresariales va a más y son cada vez más conocidas en España. Pero una gran parte del público todavía sigue sin conocerlas. Conviene, pues, aclarar qué son: entendemos por fundaciones empresariales aquellas entidades sin ánimo de lucro, constituidas como fundación por decisión de una empresa, que se financian principalmente vía aportaciones de una única compañía o grupo empresarial o bien a través de los dividendos de acciones aportadas por la empresa fundadora. Así lo define el informe de Price Waterhouse Coopers (PwC) titulado “Fundaciones corporativas: El alma de las empresas”.

Las fundaciones empresariales son un sector relevante y con larga trayectoria en nuestro país. Según el informe de PwC, realizado en 2016, en España hay cerca de 1.000 fundaciones empresariales activas. La suma de sus presupuestos supone más de 1.000 millones de euros anuales, lo que equivale al 0,1% del PIB español.

Ejemplares en PDF de MiBolsilloEste importe incluye sólo la parte de dotación económica anual, sin considerar una parte muy importante en algunas de ellas que son las horas de voluntariado. El 54% de dichas fundaciones gestionan también actividades de voluntariado de los empleados de las compañías,con lo que si se incluyera el impacto económico del mismo, su relevancia sería todavía mayor.

Existe una relación directa entre el tamaño de la empresa y la existencia de fundación asociada. De esta manera, por ejemplo, el 75% de las empresas cotizadas en el Ibex 35 tiene una fundación asociada y cuando se analiza el tamaño de las empresas, a mayor tamaño aumentan las probabilidades de existencia de una fundación.

De manera general, aunque con excepciones, existe también una correlación positiva entre el presupuesto de la fundación y la facturación de la empresa. A mayores ingresos de la empresa, de media, mayor presupuesto destinado la Fundación.

Programa de apoyo sanitario de Fundación Ibercaja

¿Por qué se crean?

El motivo principal que se aduce para la constitución de una fundación es el interés por destinar parte de la riqueza generada por la empresa hacia unos fines que ayuden a la sociedad. Adicionalmente, según el informe de PwC, las fundaciones empresariales pueden apoyar en mayor o menor medida otros aspectos del ámbito de la empresa fundadora como son el orgullo de pertenencia de sus empleados, la marca y reputación o la mayor transparencia sobre las actividades desarrolladas.

Las fundaciones empresariales desarrollan sus actividades en torno a la educación, la investigación, el arte y cultura, la cooperación internacional o el medioambiente y de manera prioritaria con foco en la acción social con colectivos desfavorecidos. Más de la mitad de sus presupuestos se destina a este tipo de actividades.

Tradicionalmente, la acción social es la actividad a la que más presupuesto se ha destinado y durante la crisis económica todavía se ha acentuado más. Actividades más asociadas a épocas de bonanza como son el arte y la investigación se vieron mermadas durante la recesión con un decrecimiento del 40% (periodo 2009-2013).

Prevención del fraude

El modelo de gobierno de las fundaciones ha ido evolucionando en los últimos años, asociado con la evolución en la propia corporación y las tendencias en gobierno corporativo empresarial. De esta manera se van trasladando algunas de las prácticas de buen gobierno implantadas en los consejos de administración a los patronatos de las fundaciones. El número medio de patronos, según el informe de PwC, es de 10 por fundación, en un rango entre 3 y 25. Un 68% de ellos ocupan puestos directivos en la empresa asociada.

Para poder aportar una visión independiente, la mitad de las fundaciones disponen también de un consejo asesor con profesionales ajenos a la empresa. La mayoría de las fundaciones sólo realizan las dos reuniones del patronato al año exigidas por ley, sin embargo el 40% tiene nombrada una Comisión Delegada que permite gestionar con mayor agilidad. Tres de cada cuatro fundaciones tiene implantado un sistema de prevención del fraude y de protección de datos personales, código de ética y conflicto de intereses, en muchos casos asimilando los propios de la empresa asociada.

8.866 fundaciones

Según la Memoria de la AFE de 2017, el sector fundacional español está constituido por 8.866 fundaciones activas, de las que el 46% están concentradas en Madrid y Cataluña. El sector emplea a 240.000 trabajadores y su actividad genera el 0,8% del Producto Interior Bruto (PIB). Dedica más de 8.000 millones de euros a proyectos de interés general. El origen de los recursos es mayoritariamente privado. Más de un 80% procede de los legados, donaciones privadas y actividades de tipo económico, mientras que tan solo un 15% proviene de las administraciones públicas.

Buena reputación

Según las conclusiones del informe de SigmaDos para AEF sobre la percepción acerca de las características, fines y motivaciones de las fundaciones en España, la notoriedad es elevada y más de un 60% de la población dice ser capaz de citar al menos alguna fundación de manera espontánea. La percepción, además, es positiva. Por ejemplo, más de la mitad de los ciudadanos piensan que uno de los motivos principales por el que se establece una fundación está relacionado con el altruismo y con el desarrollo de una labor solidaria.

Acorde con ello, según el informe de SigmaDos, “para el 54” de los ciudadanos estas organizaciones se caracterizan por estar presididas por la falta de ánimo de lucro en su actividad.Casi la mitad de los ciudadanos creen que una de las fuentes de ingresos principales de las fundaciones son las donaciones de particulares.

Las principales fortalezas de imagen de las fundaciones son mayoritarias entre la población, de tal forma que el 61% piensa que estas pueden actuar con más agilidad y atender distintas situaciones con mayor diligencia que la Administración Pública y un porcentaje muy parecido (57%) piensa que las fundaciones contribuyen al desarrollo de la sociedad en su conjunto.

Por lo tanto, según el informe, “para la mitad de los españoles el colectivo que puede ser principal beneficiario de la actividad de las fundaciones somos todos, en tanto que miembros de al sociedad”.

Aspectos mejorables

Esta buena imagen que tienen las fundaciones empresariales entre los españoles, según el informe de SigmaDos, también presenta aspectos mejorables. Uno de ellos es la transparencia: algo más de la mitad de los españoles estima que estas obras con un cierto grado de opacidad. Por ello, al ser preguntado sobre el papel que debiera adoptar la Administración en torno a la actividad de las fundaciones casi un 44% piensa que esta debiera de asegurar la transparencia de las fundaciones.

Confusión con las ONG

Otra arista en la imagen de las fundaciones está fundada en la percepción disímil que pueda haber entre éstas y las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), según el informe. A pesar de que, en multitud de ocasiones, hablar de ONG’s y hablar de fundación es hablar de la misma realidad, para los españoles ambos conceptos pueden tener una significación distinta.

Al respecto, a los ciudadanos españoles les resulta más fácil identificar a las ONG que a las fundaciones. Por otro lado, el concepto de fundación se vincula más al ánimo de lucro que el de las ONG. Los españoles asocian más las fundaciones al mundo empresarial, tanto en lo que respecta a su creación como a su financiación, mientras que el concepto de ONG está más asociado a la iniciativa de particulares. En lo que respecta a los motivos para la creación de estas organizaciones es más habitual asociar las fundaciones con la deducción de impuestos.