Golovkin contra Canelo, parte II: mucho más que títulos en juego, esta noche

0
3



LAS VEGAS. Saúl “Canelo” Álvarez divide más opiniones que el presidente de su país. Unos a favor y otros tantos en contra, siempre sus peleas representan un éxito en Estados Unidos. Hoy, su reto más grande se llama Gennady Golovkin quien, en teoría, debía arrancarle la cabeza para complacer a los fanáticos del boxeo en su primer combate.

Pero no fue así y una segunda pelea entre ambos solamente parece encauzar al Canelo a la inevitable ruta de los ídolos históricos del boxeo mexicano, más allá de una clara resistencia popular.

Acostumbrados a idolatrar a figuras del pugilismo que vendían un estilo combativo y frontal como Julio César Chávez, Salvador Sánchez, Erik Morales o bien Rubén “Puas” Olivares, una gran parte de la feligresía del boxeo azteca se resiste a considerar como un campeón digno a un peleador técnico e inteligente como Canelo Álvarez, a quien acusan de ser un “pecho frío” y un protegido de su promotor Oscar de la Hoya.

El menor de ocho hermanos criados en Jalisco, Saúl no es el único boxeador de su familia, pero sí el más notable en un círculo que también incluye a Ramón, Ricardo y Rigoberto Álvarez.



Source link