Harrison Ford habla para Diario Libre sobre su nueva película y si tiene planes de retirarse

    0
    36



    El hecho de que una novela de aventuras escrita hace más de un siglo aún pueda inspirar a niños e influenciar a realizadores explica su atractivo universal y la atemporalidad de sus temas. El clásico The Call of the Wild, de Jack London, es uno de esos libros. Tuvo su primera adaptación al cine hace mucho tiempo, en 1923. Ahora será recreado por completo en manos del director Chris Sanders y del célebre actor Harrison Ford.

    La novela, publicada por primera vez en 1903 por el escritor estadounidense Jack London, cuenta las aventuras de Buck, un perro doméstico que fue arrancado de su cómodo hogar en California y abandonado en el que corre con un equipo de perros de tiro en el Yukón de Alaska durante la época de la fiebre del oro, un mundo al que se adapta o muere.

    En su recorrido, conoce a John Thornton (Ford), uno de los pocos humanos que es amable con él y con quien forma un vínculo de inmediato. Thornton también está en el camino del Yukón, pero mientras otros buscan oro, él va en busca de redención, entendimiento y paz tras la muerte de su hijo.

    El llamado salvaje es un cuento épico que recurre a los animales para explorar temáticas de la condición humana. Fue realizada por expertos con efectos visuales de vanguardia y lo último en tecnología de captura de movimiento para darles vida y autenticidad a Buck y a sus compañeros caninos, tanto en un plano emocional como visual.

    En una habitación de hotel en Beverly Hills, nos encontramos con Ford. Viste una camisa azul y un par de jeans oscuros, y bebe una taza de café. El mismo hombre que le dio vida a Indiana Jones, Han Solo y Rick Deckard, con un brillo permanente en los ojos, es directo para hablar. Está alegre, relajado y feliz de explicar por qué decidió responder al llamado de la naturaleza.

    Para ser un libro que se publicó por primera vez hace casi 120 años, es bastante sorprendente que The Call of the Wild aún sea parte de los programas escolares. ¿Lo leíste cuando estabas en la escuela?

    Sí, en la secundaria. Considero que es el momento adecuado para leerlo solo. Pero si tienes la posibilidad de estar acompañado por tus padres, puede leerse antes. A eso apunta la película que estamos haciendo. Estamos filmando una película basada en The Call of the Wild, a la que los niños más pequeños podrán apropiársela, participar en ella y disfrutarla, y esperamos que lo hagan en un cine con sus padres.

    ¿Qué sensación te produce trabajar en producciones más orientadas a la familia?

    Se siente bien. Mis hijos ya son grandes, pero tengo un nieto de ocho años… En mi carrera, tuve la suerte de filmar muchas películas para la familia, y su éxito me permitió hacer otros proyectos que me interesan, explorar otros temas y otro tipo de personajes. Pero a medida que van pasando las generaciones, me redescubren gracias a series como STAR WARS o Indiana Jones, y espero que esta historia ocupe la misma categoría y sea como un regalo que siempre se renueva.

    La novela y la película cubren temáticas amplias: redención, búsqueda de la identidad, lo innato versus lo adquirido; ¿cuál de ellas resonó más en ti?

    Hay un eje temático para el animal, para Buck, y otro para Thornton, mi personaje. La historia alrededor de Thornton tiene que ver con la redención, con reconectarse con su realidad emocional, y eso sucede a través de su relación con Buck. Mientras que Buck siente el llamado de la naturaleza, supera su historia doméstica anterior y encuentra su verdadera naturaleza entre animales salvajes, Thornton se enfrenta a todo aquello que lo llevó a dejar su hogar y a su familia en los Estados Unidos.

    A diferencia de muchos otros personajes en la historia, Thornton no viaja al Yukón en busca de oro.

    No vino a Alaska para buscar oro en absoluto. Vino porque él y su hijo siempre soñaron con vivir aventuras y, en particular, su hijo tenía una gran curiosidad por las montañas y por las historias en torno a la fiebre del oro. Lamentablemente su hijo murió y su matrimonio sufrió dificultades porque tanto él como su esposa no lograbron lidiar con esta pérdida y se alejaron. Cuando Thornton se encuentra con Buck, se embarca en una aventura similar a la que le hubiera gustado compartir con su hijo, y mientras observa cómo la naturaleza atrae a Buck, reúne el coraje para regresar y enfrentar su vida familiar.

    Al igual que Thornton, mantienes una vida de perfil bajo, muy privada…

    No lo creo… No me escapo, pero sí intento mantener a mi familia al margen de mi carrera.

    Thornton y Buck tienen una relación muy especial. ¿A ti también te gustan las mascotas?

    Siempre tuve perros. En este momento, nos quedamos con tres de cuatro. Todos fueron adoptados, vienen de refugios o los encontramos en la calle. Dos son mezcla de terrier y el otro es una especie de pug. Así que sí, siempre tuve perros.

    ¿Qué tipo de relación tienes con tus perros?

    Cada uno tiene su personalidad, y creo que mi relación depende de su naturaleza y de su personalidad. Con cada perro es diferente. Juno y January son hermanos, pero tienen personalidades muy distintas, y Mugs, el pequeño pug, está casi ciego, quizá hasta sordo, así que ahora es un poco diferente.

    ¿La relación que tienes con tus mascotas influyó en tu decisión de hacer la película?

    Se trata más de la narrativa. Fue la oportunidad de hacer algo distinto, interpretar a un personaje que no he interpretado antes. Hacer mi trabajo, que me encanta, y compartirlo con personas talentosas de quienes admiro su trabajo.

    El director de la película, Chris Sanders, es reconocido por dirigir películas animadas comoThe Croods o Cómo entrenar a tu dragón, pero nunca había dirigido una película de acción real. ¿Esto te hizo dudar a la hora de tomar la decisión de trabajar juntos?

    No creo que fuera un obstáculo en lo más mínimo. Si bien Chris no había dirigido a actores de carne y hueso, ciertamente entiende la historia como nadie, y creo que los actores que eligió tenían muy en claro lo que Chris esperaba del guion y del trabajo con él. En realidad, el desafío está en mantener el tono de la película. Si todo es demasiado bonito o divertido, nos estaremos desviando de la historia. El objetivo es que el público se involucre emocionalmente en el relato para apreciar todo su valor, y eso implica no decirle cómo debe sentirse, sino permitirle experimentar la historia a medida que se va desarrollando.

    Es difícil trazar una línea emocional en una película cuando el personaje central es un perro animado…

    …que no habla.

    Correcto.

    Los diálogos están a cargo de los personajes humanos, y ellos se refieren a la conducta del perro, pero no se trata de una bonita ceja arqueada… con eso no alcanza.

    Sin embargo, Buck se las arregla para decir mucho sin usar palabras.

    Creo que completamos al perro. Mantenemos una coherencia emocional con él. Pero si lo reemplazamos demasiado, entonces no puede participar, y solo restaría acomodarse en el asiento y observar. No quiero decir que sea una película difícil de mirar, solo que te atrae. Queremos asegurarnos de no indicarle al público lo que esperamos de él.

    ¿En algún momento consideraste la posibilidad de que el perro hablara?

    No, fue una elección desde el comienzo. Jack London no escribió un parlamento para el perro, y si bien nos tomamos ciertas libertades con relación al libro, nunca hablaron de eso conmigo.

    Primero se captaron los movimientos de Buck y, luego, se hizo la animación completa. Además, está casi en todas las escenas y sostiene la película. ¿Cómo fue como actor trabajar con un hombre vestido con un traje para capturar el movimiento, que corría por ahí en cuatro patas?

    En realidad, fue maravilloso porque sabía exactamente dónde debía mirar. Es necesario poder seguir el comportamiento del otro. Luego, debes quitar al actor humano que lo interpreta. Buck fue interpretado por un actor muy talentoso, Terry Notary. Terry es un buen narrador y director. Trabajó mucho tiempo con Andy Serkis y otras personas captando el movimiento de gorilas y de otros animales. Además, fue gimnasta del Cirque du Soleil. Fue muy disciplinado en su trabajo y acordamos cuánto comportamiento “perruno” esperábamos de él. Pero saber que allí había una mente y emociones fue útil para mí.

    La tecnología que se usó para darle vida al perro es sorprendente, algo que parecía inalcanzable hace solo unos años.

    La tecnología cambió mucho. Me mostraron momentos de animación de esta película en los que me confundía con un perro de verdad. Pueden hacerlo por completo. No puedo distinguirlo.

    Por supuesto que no te es ajeno trabajar con imágenes generadas por computadora en sets grandes… ¿te agrada como actor?

    Me encanta contar historias. No me importa si detrás tengo una pantalla azul o un escenario real. Una de las cosas que hicimos, que creo que es importante, es que construimos sets físicos a lo largo de la película y podíamos ampliarlos más allá de la primera o segunda historia, y colocarlos en una locación en la que no habíamos filmado con la magia de las imágenes por computadora. Fue muy cómodo para poder filmar en lugares que no fueran

    ¿La tundra congelada?

    Claro, la tundra congelada. Aunque, claro, lo único que la tecnología no puede hacer es contar la historia.

    ¿Filmaste alguna escena en el Yukón?

    No, no lo hice… pero estuve allí. Fui a Alaska y experimenté su escala y majestuosidad desde lo físico, ¡aunque no viajé allí a finales de siglo con un montón de novatos sedientos de oro! Pero conozco el lugar, en cierta medida.

    Esta historia se ha representado muchas veces. Una película muda en la década de 1920, otra con Charlton Heston, incluso una con tu coestrella de Blade Runner, Rutger Hauer. ¿Las miraste antes para inspirarte?

    No, no lo hice. No quería verme influenciado.

    ¿Releíste el libro?

    Sí, por supuesto.

    ¿Qué sensación tuviste al leerlo de adulto?

    Que capta y explora con éxito sus temas. Aunque, para ser honesto, ahora sé demasiado sobre Jack London…

    ¿Eso tiñe tu apreciación de la historia?

    No, solo se vuelve muy interesante que existan esas dificultades en la vida, en los hombres, en el mundo. Por algo se dice: “No conozcas a tus héroes”. El nombre de Jack London está rodeado de mucho contexto heroico, pero la realidad es bastante diferente.

    El tema recurrente de las cualidades innatas versus las adquiridas sobre el que escribe London. ¿Crees personalmente que el ser humano puede superar su naturaleza?

    En la actualidad, somos más conscientes que nunca de que el peso de la población humana en este planeta afecta a la capacidad de la naturaleza para abastecer a la especie humana. Pero somos parte de la naturaleza, no estamos por encima de ella. Somos parte de la naturaleza y la naturaleza no necesita del ser humano, pero este sí depende de ella. Todos los problemas que nos hemos creado a nosotros mismos se resolverían sin nuestra presencia. La naturaleza podría recuperarse si nos quitáramos del camino, pero nos gusta vivir aquí. Deberíamos tratar el lugar donde vivimos con respeto y entendimiento, y darnos cuenta de que las diferencias políticas o culturales deben superarse porque los problemas de la naturaleza son mundiales. Lo que ocurre en un lugar impacta en cualquier otro sitio del planeta.

    ¿Cuánto te involucras para asegurarte de incluir estos temas en la película, en el desarrollo de la historia? ¿O solo eres un rostro en alquiler?

    Bueno, estoy involucrado como colaborador y socio. Participé en el desarrollo del guion y aporté mis ideas. Mientras filmábamos, también hubo momentos en los que conversábamos sobre cómo sacar lo mejor de cada escena. Y a todas las personas que formaron parte de esta película les gusta trabajar de forma colaborativa, y eso fue lo que hicimos.

    Claramente, estás trabajando tanto como siempre… Aparentemente, es ilegal hacerte una entrevista sin preguntarte por el progreso de uno de tus próximos proyectos posibles, en este caso Indiana Jones 5. ¿Está en marcha?

    Así es. Estamos intentando frenéticamente encontrar la perfección para contar la historia que queremos. Lo lograremos y haremos la película.

    ¿Te volveremos a ver en STAR WARS alguna vez?

    No, estoy muerto. Dos veces.

    Pero eso no parece importar en el universo de STAR WARS…

    Es cierto, no importa en STAR WARS. Pero no lo creo, la verdad que no. ¿Por qué? Pienso que el contexto en el que el personaje era útil para la narración de la historia existía en la comunidad con otros personajes. Estaba el joven inexperto, el guerrero sabio y viejo, la princesa hermosa… y el sabelotodo arrogante. Ese era yo. Creo que el personaje era útil para la narrativa que se había establecido. Me gustó que se lo sacrificara por una complicación emocional. Así que cumplí con mi función en STAR WARS, aporté mi tiempo en una galaxia muy muy lejana y ahora me gustaría ir a casa y hacer lo que haces en tu casa…

    ¿Crees que te retirarás alguna vez?

    Me gusta trabajar menos. Estoy haciendo muchas otras cosas que me hacen feliz, así que estoy ocupado. Espero detenerme en algún momento. Aunque, con suerte, no sea esta tarde…



    Source link