Horrach carga en su informe final contra el juez Castro, Manos Limpias y los medios

    0
    135

    20MINUTOS.ES

    • Comienza la exposición de los informes finales en el juicio de Nóos.
    • Horrach señala a Diego Torres e Iñaki Urdangarin como los responsables máximos de lo que ocurría en Nóos; excluye a la infanta y a Ana Tejeiro.
    • De Torres menciona su «verbo fácil» y sus maniobras durante el juicio; de Urdangarin, que ha cambiado su versión y actuó en connivencia con Torres.
    • GRÁFICO: Así se justifican los acusados de Nóos.

    El fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha denunciado en su informe final del juicio Nóos que la instrucción del caso, llevada a cabo por el juez José Castro, ha incluido «malabarismos jurídicos retorcidos y engañosos» y construyó un «andamiaje sobre sospechas» que se llevó el «aplauso mediático».

    El fiscal se ha referido, entre otras cosas, a «mareas mediáticas predominantes» y «penas de telediario», como la que, a su juicio, se dio cuando el tribunal permitió a la letrada de Manos Limpias, Virginia López Negrete, enunciar las preguntas que tenía preparadas para la infanta Cristina de Borbón y que ella, haciendo uso de «su derecho», había decidido no responder.

    Así lo ha puesto de manifiesto al inicio de su exposición. Los acusados no tienen la obligación de estar presentes en esta jornada, aunque hay dos que sí han acudido a la sala, los mismos que los han hecho durante todo el juicio: Diego Torres, exsocio de Iñaki Urdangarin, y Miguel Ángel Bonet, el exasesor legal de la empresa pública Ibatur.

    Precisamente, Horrach ha sido muy duro con Torres y con Urdangarin. Sobre el primero ha destacado cómo con su «verbo fácil» ha intentado dar una «apariencia» a los hechos que no es la real; a Urdangarin le ha achacado haber actuado «en connivencia» con su socio, ser un «gancho» y «desvincularse» durante el juicio de esos mismos hechos, descargando la responsabilidad en otras personas, entre ellas, asesores de la Casa del Rey.

    Horrach ha dicho que «ni Ana María Tejeiro ni Cristina de Borbón» tenían responsabilidades ni capacidad de decisión en el Instituto Nóos —ha añadido a Miguel Tejeiro y a Carlos García Revenga— y que Torres ha dosificado las pruebas documentales durante el proceso para rebatir a aquellos testigos que no decían lo que él esperaba.

    Respecto a Urdangarin, ha añadido, ha dicho que en la instrucción señaló a Torres «como cerebro» y que en la vista oral ha «cambiado de criterio» y ha señalado a otras personas de forma «incoherente». La prueba de que Urdangarin tuvo un papel «activo» en el grupo Nóos, ha detallado, es que estaba «autorizado en cuentas, firmaba cheques, contrataba y despedía trabajadores, compró tres pisos, suscribió convenios…».

    Torres y Urdangarin eran, ha explicado, las dos personas que controlaban Nóos y el primero tenía «pleno conocimiento» de lo que allí pasaba, el que tomaba todas las decisiones, el que controlaba todo «hasta el mínimo detalle». Según Horrach, toda la documentación que ha aportado Torres a la causa para defender su versión de los hechos ha servido «para lo contrario».

    Sobre el Instituto Nóos, el fiscal ha dicho que adolecía de una «inexistencia de actividad asociativa» y también de una estructura asociativa -«el papel no aguanta todo, la realidad no»-.

    La presidenta del tribunal ha explicado nada más comenzar la sesión que, si los tiempos se respetan, el juicio podría darse por terminado el próximo dia 22 de junio.