https://rss.elconfidencial.com/tags/otros/salud-6110/

0
8


El sedentarismo es uno de los males endémicos de la sociedad y recientes estudios revelan que tenemos un problema entre las manos. En España, un 60 por ciento de los adultos no hacen nada de ejercicio; es decir, más de 17 millones de personas prefieren el sofá a salir a andar un rato. Datos similares a los que se manejan, por ejemplo, en el Reino Unido, uno de los países con las personas menos activas del mundo, según la Organización Mundial de la Salud, y donde 3 de cada 4 personas no hacen suficiente actividad para fortalecer huesos y músculos, según sus propias encuestas nacionales.

Esta inactividad es fuente de numerosos problemas, como la obesidad, que ya es una más de las enfermedades crónicas que sufren muchos adultos. Para evitar llegar a estos extremos, hay que intentar superar la pereza de hacer ejercicio, para lo que vamos a proponer diez trucos que ayudarán a vencer este problema.

1. Motívate para hacer deporte: tan importante es hacer ejercicio como saber por qué debemos hacerlo: esa motivación nos ayudará a superar la pereza que nos surja cuando llegue la hora de ponernos el chándal.

2. No quieras hacerlo todo de repente: dejar de fumar, adelgazar, hacer ejercicio… todo es bueno, pero no necesariamente tenemos que hacerlo a la vez y de repente. Ponerte en forma llevará tiempo y no hace falta empezar corriendo 5 kilómetros. Vete poco a poco.

3. No hace falta que te encante el deporte: si te gusta, mucho mejor, pero lo normal es que la pereza aparezca cuando no nos gusta hacer ejercicio. En ese caso, mentalízate de la importancia que tiene para tu salud haciéndote esta pregunta: ¿qué beneficios consigo por hacer deporte hoy?

4. Busca tiempo y conviértelo en un hábito: no es fácil en nuestra sociedad encontrar momentos para hacer deporte, pero si los buscas, seguro que encuentras ratos que puedas dedicar al ejercicio. Si lo conviertes en un hábito, formará parte de tu día a día.

5. Trabaja lo justo: no necesitas ir una hora al gimnasio, posiblemente con 15 minutos de ejercicio o 30 de caminata será suficiente para activarte. Y hazlo aunque llueva o haga mal tiempo: no busques excusas para quedarte tumbado viendo la tele.

6. No te agobies si no funciona. Empezar a hacer deporte no quiere decir que adelgaces o te encuentres mejor ya al día siguiente. Es un proceso largo que requiere de constancia. Y si a largo plazo no resulta, no lo dejes; simplemente, cambia de ejercicios y vuelve a intentarlo.

Los monitores pueden ayudarnos con programas individualizados (EFE  Shady Roshdi)

7. Aprovecha las tareas diarias: saca al perro, pero hazlo a buen ritmo; recoge la casa, friega los platos o limpia el suelo, pero hazlo rápido y sin descanso, hasta que ompas a sudar. Esos momentos de ejercicio son minutos que le ganas al día.

8. Ayuda de profesionales: a veces, los monitores pueden ayudarnos a preparar un programa con el que hacer ejercicio y con el que ir mejorando poco a poco. En otros casos, necesitamos la ayuda de médicos para superar lesiones: no podemos hacerlo todo por nosotros mismos.

9. Apaga el móvil: al menos las llamadas y los whatsapps durante el tiempo que dediques al ejercicio. Si no te distraes, tardarás menos en completar tu rutina. Eso sí, escuchar música, podcasts u otros recursos de tu teléfono puede ser muy útil para que el tiempo pase más rápido.

10. Las recompensas: son muy beneficiosas, pero hay que tener cuidado. “Si esta semana hacemos estos ejercicios, el fin de semana salimos a comer fuera”. Es una gran idea, mejor que la de “si hago 15 minutos de caminata, me como una tableta de chocolate”.

Hacer ejercicio es importantísimo para nuestro organismo y seguro que nos sentimos mucho mejor después de empezar a movernos.





Source link