https://rss.elconfidencial.com/tags/otros/salud-6110/

0
6


Seguro que no quieres que el verano se vaya y que las buenas temperaturas sigan otros tres meses más. Lo sentimos, pero si todo sale como debiera, y sabiendo que ya el otoño es una estación que está dejando de existir por el calentamiento global, como diría el eslogan de la serie ‘Juego de Tronos’, “winter is comming”.

Pero no todo es malo. No desesperes. Puede que el final de este periodio estival tenga sus beneficios, como por ejemplo, que haya pocos grados podría ayudarte a quemar más grasa mientras haces ejercicio, según Muthu Periasamy, investigador del Sanford Burnham Prebys Medical Discovery Institute.

Todo es gracias a un péptido que se encuentra en nuestros músculos llamado sarcolipina (SLN) y por el cual aumenta el gasto de energía muscular y la oxidación de las grasas. Los científicos descubrieron que esta obliga al músculo a usar más energía para mover el calcio al interactuar con el transportador de iones y lo hace menos eficiente. Esto impulsa a las plantas mitocrondiales a producir un empuje extra al quemar más grasa.

Periasamy descubrió que SLN obliga a nuestras mitocondrias a trabajar más y, a su vez, a deshacerte de más lípidos. También descubrió que crea más cantidades de esas células, por lo que cuanto más tenemos, más adelgazaremos, llegando a la conclusión de que el clima frío activa estos péptidos. Si haces tus propias cuentas, finalmente llegarás a la idea de que hacer ejercicio en climas con bajas temperaturas podrían conducir a una pérdida de peso mayor.

Adiós calorías

Lo cierto es que levantarse a primera hora, cuando hay menos grados, es bastante perezoso. Incluso si no despiertas pronto, entrenar en la calle pasando frío no suena nada alentador. Vale la pena señalar que la investigación de Periasamy involucró experimentos en ratones, no en humanos. Pero el científico todavía cree que permanecer encerrado durante todo el invierno podría afectar sus niveles sarcolipina.

“La mala noticia es que la gente evita el frío. Se están perjudicando a sí mismos”, asegura. Para aumentar tus niveles correctamente debes “hacer ejercicio al aire libre”. (Pero usa tu criterio: no te esfuerces por mantenerte fuera si tienes demasiado frío, no vayas a caer malo). Además, en invierno el cuerpo debe trabajar más para regular su temperatura interna frente los elementos externos, y esto lo consigue consumiendo más calorías (hasta un 30% más) y parte de la grasa acumulada.

Un clima frío también fortalece el corazón, ya que hace que éste tenga que esforzarse más para distribuir la sangre caliente por el cuerpo. Si practicas ejercicio con regularidad en invierno, tus probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares en un futuro se reducirán considerablemente. Ponte en marcha, hacer ejercicio es la clave para gozar de una buena salud.





Source link