https://rss.elconfidencial.com/tags/otros/salud-6110/

0
4


Está claro que a nadie le gusta hacerse mayor. Arrugas, patas de gallo, piel menos tersa, manchas… un sinfín de muestras que hacen saber que vas cuesta abajo y sin frenos. ¿Quieres ponerle remedio? ¿Te gustaría aparentar 10 años menos de los que tienes? Es posible y sin utilizar cremas antiedad ni operaciones estéticas. Hay dos hábitos que haces a diario y que te están haciendo envejecer mucho más rápido.

El paso del tiempo es inevitable. Acéptalo. Lo primordial y más importante es que te cuides por dentro, y una vez que lo hayas convertido en un hábito, podrás ponerte con lo de fuera. ¿Y si te dijéramos que existen modos más sencillos de afrontar que te estás haciendo mayor? ¿Aceptarías dejar de realizar algo que haces a diario por no parecer que tienes más edad?

Beber mucho y fumar durante años son características bien conocidas de un estilo de vida poco saludable. Pues no solo eso. También pueden hacer que te veas más viejo, según un nuevo estudio. En esta nueva investigación, publicada en el ‘Journal of Epidemiology & Community Health’, un grupo de investigadores daneses aprovechó una gran base de datos de información de salud que involucraba a más de 11.000 personas en el Copenhagen City Heart Study.

Dime cómo te comportas…

Y te diré cuántos años aparentas. Se hizo un seguimiento a las personas del estudio desde 1976 hasta 2003. La información proporcionada fue sobre sus hábitos de alimentación, consumo de tabaco y bebida. También realizaron varios exámenes médicos para medir los signos de enfermedad cardíaca y envejecimiento. Janne Tolstrup, autora principal del estudio y directora de investigación del Instituto Nacional de Salud Pública en la Universidad del Sur de Dinamarca, analizó específicamente cuatro características del paso de los años, incluida la formación de un anillo opaco gris alrededor de la córnea del ojo, pliegues en el lóbulo de la oreja, placas en los párpados y calvicie masculina.

La experta descubrió que el consumo excesivo de alcohol, más de 28 copas a la semana (mujeres) estaba relacionado con una probabilidad 33% mayor de tener anillos grises relacionados con la edad alrededor de la córnea en comparación con las que tomaban menos de siete. Los hombres tenían un riesgo incrementado similar: los que bebían de forma empedernida tenían un riesgo similar a los que lo hacían de forma ligera o moderada de padecer pliegues en el lóbulo de la oreja.

Los fumadores también tenían una mayor probabilidad de desarrollar esta enfermedad relacionada con la edad en comparación con los no hacían. El único indicador de envejecimiento que no se asoció claramente con la bebida y el tabaquismo fue la calvicie de patrón masculino. Tolstrup afirma que “no es una sorpresa, ya que la pérdida del cabello es bastante genética“.

A simple vista

“Lo interesante de los resultados es que podemos ver esos signos a simple vista, mientras que para cosas como la presión arterial alta o los niveles altos de colesterol, tenemos que hacer mediciones avanzadas para obtenerlos”, asegura el experto.

Si bien no era sorprendente que el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo estuvieran relacionados con una mayor probabilidad de signos tempranos de envejecimiento, también descubrió que las personas que lo hacían a niveles moderados no mostraban más signos de envejecimiento que las que se abstuvieron. Algunos estudios previos han sugerido que el alcohol podría ser beneficioso para el corazón y reducir el riesgo de ciertas enfermedades, pero Tolstrup asegura que sus hallazgos deberían sumarse a ese debate sobre cuánto es saludable y dónde se encuentra el umbral de cantidades excesivas e insalubres.

Los resultados no deben interpretarse como que las personas pueden comenzar a beber y fumar a niveles moderados, dice Tolstrup. Otros datos muestran que fumar puede ser dañino para la salud, y los estudios sobre el efecto del alcohol aún se están debatiendo. Aun así, los resultados de Tolstrup no contradicen el consejo general de que beber moderadamente no está tan mal. La gente no debería esperar enormes beneficios de salud por beber, pero al menos no parece dañar su salud, o su apariencia, de manera significativa.





Source link