José Guirao, exdirector del museo Reina Sofía, sustituye a Màxim Huerta como ministro de Cultura y Deporte

    0
    4

    20MINUTOS.ES / EFE

    • Máxim Huerta dimite.
    • Ministros fugaces, pero no tanto como Huerta.
    • Pocos días y muchas polémicas como ministro.
    • Fue condenado en 2017 por defraudar.
    • Sánchez dijo en 2015 que fulminaría a un miembro de su equipo con sociedades “para pagar la mitad de los impuestos”.

    Después de la dimisión de este miércoles de Màxim Huerta como ministro de Cultura y Deporte por el escándalo de su fraude fiscal, José Guirao (Almería, 1959) se pondrá al frente de la cartera que el periodista y escritor dirigió durante seis días, convirtiéndose en el ministro más efímero de la democracia.

    Su sustituto, un experto en arte y gestor cultural, Guirao fue responsable del área de Cultura de la Diputación Provincial de Almería en los años ochenta, director general de Bellas Artes y Archivos del Ministerio de Cultura de 1993 a 1994 y director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía entre ese año y el 2001. Según han indicado fuentes del Gobierno a Efe, el almeriense tomará posesión este jueves a las 11.00 horas ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela.

    Licenciado en Filología Hispánica, nació en 1959. Inició su actividad política en 1983 como responsable del Cultura de la Diputación Provincial de Almería, cargo en el que permaneció hasta 1987. En junio de 1988 fue nombrado director general de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, puesto en el que cesó en octubre de 1993 a petición propia, ya que días después fue nombrado, en Consejo de Ministros, director general de Bellas Artes y Archivos del Ministerio de Cultura.

    Un año después, el 23 de septiembre de 1994 fue nombrado por el Consejo de Ministros nuevo director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, cuya colección permanente remodeló durante su mandato. Entre 2001 y 2014 estuvo al frente de la Casa Encendida, un espacio cultural de Madrid perteneciente a la desaparecida Caja Madrid y, tras su transformación, a la Fundación Montemadrid, que presidía ahora.

    Pedro Sánchez apuesta así por un perfil menos mediático que el de Màxim Huerta, quien desde su anuncio para el cargo fue el más señalado dentro del nuevo Ejecutivo.