Junqueras, en el Parlament: "Un referéndum de autodeterminación es algo normal y lo volveremos a hacer"

    0
    36

    El exvicepresident del Govern de Cataluña y presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha defendido este martes el «diálogo con todo el mundo» a pesar de que se pongan «palos a las ruedas».

    Junqueras ha sido el primero de los miembros del Govern de Carles Puigdemont que ha tomado la palabra en esta comisión de investigación sobre el 155 en el Parlament, donde ha asegurado que por mucho que no guste, ERC «hablará con todo el mundo».

    El republicano ha sostenido que la aplicación del 155 en Cataluña solo sirvió para «perjudicar» los intereses de los ciudadanos, para afectar las políticas sociales y aquellas destinadas a aumentar la productividad económica. «No sirvió para hacernos desistir, ni para tener miedo. La prisión es una parte más del camino hacia la libertad», ha argumentado.

    «Una de las cosas de las que me siento más orgulloso es que no hemos renunciado nunca a la voluntad de diálogo», ha indicado Junqueras, que ademas ha expuesto que no se arrepiente de nada, y que no pedirá perdón.

    El exvicepresident del Gobierno ha extendido la mano al diálogo a aquellas personas que aplauden de forma «entusiasta» que ellos estén en la prisión. «Somos campeones en la causa de la república, entendido en el sentido más amplio. También somos campeones en el diálogo, lo ejercemos y lo pedimos. Por eso nos sentamos en la mesa de diálogo», ha defendido

    Eso sí, Junqueras ha alertado a aquellos que «aplaudieron nuestro encarcelamiento» que «desgraciadamente» en algún momento «les tocará probar las cloacas del Estado» y ha denunciado su «tentación antidemocrática».

    El presidente de ERC ha reclamado «acumular fuerzas» para ser «más fuertes» y tener «más complicidades» para conseguir la república. Ha defendido trabajar en «términos democráticos».

    De hecho, Junqueras ha concluido que el 155 fue el «telón de fondo» para poderlos encarcelar, y que «en la cárcel encontrarán mucha gente honrada que los poderosos condenan todos los días».