Kiko Hernández cuenta en 'Sálvame' cómo fue su intento frustrado de hacer las paces con Carmen Borrego

    0
    25


    Carmen Borrego ha sido este miércoles la protagonista de la prensa del corazón tras la polémica entrevista que ha publicado la revista Lecturas, donde la hija de María Teresa Campos ha cargado duramente contra quienes, hoy en día, le impiden ser feliz: Bigote Arrocet, María Patiño o Kiko Hernández, quien ha aprovechado la exclusiva para sumarse a hablar sin tapujos.Borrego apunta que los colaboradores de Sálvame han mermado su autoestima: «Me han hecho sentir como una mierda», valora, dando especial importancia a los ataques de Kiko Hernández, a quien acusa de haberla humillado: «Es quien más daño me ha hecho», aclara. Por ello, el tertuliano ha dado su opinión en el programa, donde ha desvelado que intentó «enterrar el hacha de guerra».Hernández ha explicado que el pasado fin de semana conversó con la hermana de Terelu Campos por teléfono, representando en el plató cómo se desarrolló la charla: «Le pregunté cuándo enterraríamos el hacha de guerra y me dice que tenemos que quedar para hablar. Le digo que vale, pero que no se le olvide porque esto me aburre», ha contado en tono de humor.Pero, según ha relatado, la llamada fue breve, ya que esta se apresuró en colgar el teléfono: «Se le olvidó decirme que había hecho una exclusiva en la que me ponía a parir», ha criticado el colaborador.Asimismo, el madrileño le ha querido mandar un rotundo mensaje: «Carmen, te ves arrastrada a hacer exclusivas y me da pena, no sé cuál será tu problema económico», ha dicho, a lo que ha añadido: «No sé si es que tienes problemas gordos porque han echado a tu marido y a tu hija de los trabajos que les consiguió Edmundo Arrocet».»Si esto lo has hecho por necesidad, doy tus insultos hacia mí como bien empleados y si necesitas seguir insultándome y seguir faltando al respeto diciendo que soy una mala persona y que te humillo, si lo necesitas para llenar la nevera, sigue, yo pongo la otra mejilla«, ha sentenciado Hernández.