La agricultura española perderá 925 millones anuales de fondos europeos entre 2021 y 2027

0
36

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) alertó este jueves de que en caso de que se alcance este jueves en Bruselas un acuerdo presupuestario para el periodo 2021-2027 basado en el borrador presentado el pasado 14 de febrero por el presidente del Consejo Europeo, supondría una pérdida para la agricultura española de 925 millones de euros anuales.

En un comunicado, COAG señaló que la propuesta realizada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, supondrá “un fuerte descenso del gasto agrario en términos reales (-14,1%), más drástico en desarrollo rural (-24%) que en el capítulo de ayudas directas de la PAC (-10,1%)”.

Así, COAG denuncia un “hachazo” de 54.000 millones de euros repartidos en 7 años para los fondos globales de la PAC en toda la UE, respecto al anterior marco financiero 2014-2020. De esta manera, COAG estima que la pérdida anual ascendería a los 7.700 millones euros, de los que 925 millones euros corresponderían a España, “si tenemos en cuenta que la participación de nuestro país en los fondos agrarios es del 12%”.

De esta manera, la organización reclama que “en un escenario de grave crisis de rentabilidad de las explotaciones agrarias y mayores exigencias medioambientales, de lucha contra el cambio climático, y de bienestar animal dentro del Paquete Verde de la UE, y por tanto, mayores costes para los agricultores y ganaderos europeos” el Gobierno “establezca alianzas con otro países de la UE para vetar la propuesta de recorte del Presidente del Consejo Europeo y reforzar el presupuesto de la PAC en el marco financiero 2021-2027”.

Para el secretario general de COAG, Miguel Blanco, “sería realmente injusto y alarmante que la UE quisiera financiar la transición ecológica de la UE rebajando el apoyo a los hombres y mujeres del campo”. “Sánchez, debe mantenerse firme ante una propuesta que evidencia la grave incoherencia de la UE en sus políticas”, añadió.

En este sentido, denunció que la propuesta presupuestaria supone “menos apoyo al desarrollo rural mientras que aumenta la España y la Europa vaciada, y menos apoyo a nuestros productores al tiempo que se firman acuerdos de libre comercio con terceros países, puerta de entrada de importaciones que no cumplen con los estándares de calidad, seguridad alimentaria, respeto medio ambiente y bienestar animal de la UE, y caldo de cultivo para la competencia desleal y la presión a la baja de los precios en el campo”.

Por último, COAG apunta que “se debe tener muy en cuenta que España ha empezado a ser contribuyente neto al presupuesto comunitario, debido principalmente a una disminución de los fondos estructurales y de cohesión que llegan a nuestro país, por lo que la agricultura adquiere una función esencial a la hora de garantizar retornos adecuados para nuestro país de los fondos europeos.

Por este motivo, resaltó Blanco, “además de ser el sector agrario estratégico para la Unión Europea y nuestro país, el Gobierno español debe priorizar los fondos agrarios en la negociación de los presupuestos comunitarios 2021-27”.